Home / Locales / Perdió la fiscalía hasta la moto de sicarios de Rocío Mesino, revelan
Perdió la fiscalía hasta la moto de sicarios de Rocío Mesino, revelan

Perdió la fiscalía hasta la moto de sicarios de Rocío Mesino, revelan

El asesinato de Rocío Mesino Mesino, quien fuera hasta su muerte el 19 de octubre de 2013 dirigente de la Organización de Campesina de la Sierra del Sur (Ocss), es “paradigmático” porque refleja el nivel de violencia, de paramilitarismo y militarismo, de impunidad y agresión a las mujeres que existe en Guerrero, concluyeron defensores y defensoras de derechos humanos.

En un foro realizado en esta capital, adonde llegó la caravana El Rocío de la Esperanza, integrada por mujeres de diversas organizaciones, Alberto Mesino Acosta, presidente de la Comisión Mexicana de Derechos Humanos, Natalia Pérez Cordero, del Centro Mexicano de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, Yésica Sánchez Maya, de la asociación Consorcio Oaxaca; Nayeli Rodríguez, de la comunidad Raíz Zubia, plantearon la necesidad no sólo de denunciar sino de contener las agresiones a las y los defensores de los derechos humanos.

La caravana llegó al DF a las instalaciones de la sección 9 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, y luego se trasladó a unas instalaciones de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, institución creada por Andrés Manuel López Obrador cuando fue jefe de Gobierno y que luego su sucesor, Marcelo Ebrard, intentó hacer desaparecer, según denunció la académica Aleyda Gaspar González.

Ahí se presentó el libro Rocío Mesino a dos voces, escrito por Felipe Fierro Santiago y Roberto Ramírez Bravo. Norma Mesino recordó que al asesinato de Rocío se suma el de su otro hermano, Miguel Ángel, en 1995, y ya van 35 miembros de la Ocss que han sido asesinados; hay un desaparecido, Gilberto Guevara Vázquez, y ha habido una sistemática represión contra la organización. “Hoy, al hablar de Guerrero no se habla de la pobreza, se habla de la alta represión y la gran crisis que vivimos, de impunidad, y que cada día se enlutecen los hogares de Guerrero. Hay una gran lista de desaparecidos de hoy”, dijo.

Señaló que el asesinato de su hermana no fue “un crimen común; si lo fuera, ya habría detenidos” pero en cambio se borró la escena del crimen y se perdió evidencia, entre ellas una moto que usaron los asesinos y quedó abandonada en el lugar.

Natalia Pérez Cordero, del CMDPDH, señaló que hablar de Rocío Mesino es hablar de la lucha, de la resistencia y de la persecución, dijo que en Guerrero hay una persecución brutal y consistente, pero al mismo tiempo es un estado que “da guerreras y guerreros”. El presidente de la Comisión Mexicana de Derechos Humanos, José Antonio Guevara consideró que el asesinato de Rocío Mesino “refleja las constantes y diversas argresiones que han enfrentado históricamente las comunidades y campesinos y luchadores sociales en el estsdo de Guerrero; es un claro reflejo de la impunidad absoluta que existe, las inexistentes investigaciones para dar con los responsables intelectuales y materiales particularmente en casos de privación de la vida de defensoras y defensores de derechos humanos, activistas y periodistas”.

Yesica Sánchez, a su vez, relató que en México existe una constante agresión hacia las mujeres defensoras de Derechos Humanos, tema en que Guerrero ocupa uno de los primeros lugares. Dijo que 2010 a 2014 se han registrado 615 agresiones contra mujeres defensoras, entre ellas 36 han sido asesinatos. Dijo que no obstante, no hay cifras ni datos oficiales en México sobre cuántos son los ataques a mujeres y dónde se registran.

Nayeli Rodríguez Flores, de la Comunidad Raíz Zubia, dijo que “normalizar la violencia masculina hacia las mujeres” es hablar también de lo que pasa en Guerrero. Rodríguez leyó un texto de la presidenta de la agrupación, y denunció que a dos años del asesinato de Rocío Mesino “ha habido múltiples trabas en el proceso”.

En tanto, la académica Aleyda Gaspar González, hizo un comparativo entre los casos de Rocío Mesino y la comandante de la Policía Comunitaria, Nestora Salgado García. Denunció que fue una académica de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, Natasha Bidault Mniszek, quien torturó a Nestora Salgado en el Cefereso de Tepic.

FUENTE: lajonadaguerrero.com.mx

¿Qué opinas de esa nota?

Scroll To Top