Home / Locales / Padres de los 43 chocan con militares en Iguala
Padres de los 43 chocan con militares en Iguala

Padres de los 43 chocan con militares en Iguala

A más de nueve meses de la desaparición forzada de los 43 jóvenes normalistas de la escuela rural Ayotzinapa, este miércoles padres de familia, alumnos y maestros de la Ceteg que apoyan el movimiento, realizaron una marcha-mitin a fin de existir al gobierno la aparición con vida de los estudiantes desaparecidos el mes de septiembre del año pasado.

La marcha inició en la gasolinera de la entrada de este municipio, donde padres de familia portaron lonas con el rostro de sus hijos desaparecidos y gritaron consignas en contra de las 11 reformas estructurales. Durante la marcha, los manifestantes se dirigieron a las instalaciones del 27 Batallón de Infantería, donde señalaron y acusaron a militares de ser los responsables en la desaparición forzada de los 43 normalistas y gritaron la consiga de “Ayotzi vive, vive, la lucha sigue, sigue” y “ vivos se los llevaron vivos los queremos”.

Luego marcharon por la avenida del estudiante, hasta llegar a la carretera federal Iguala-Taxco y doblar por Bandera Nacional, hasta llegar a la explanada municipal, donde se desarrolló el mitin; allí, el defensor del Centro de Derechos Humanos de La Montaña Tlachinollan, Vidulfo Rosales Sierra, expresó que las fuerzas de seguridad coludidas con el crimen organizado se encargaron de manchar el nombre de Iguala.

En tanto, las autoridades municipales cerraron las puertas de las oficinas alternas del gobierno local ante la presencia de los manifestantes, incluso sacaron equipos de cómputo por el temor a que los inconformes radicalizaran sus protestas.

Felipe de la Cruz, representante de los padres de los estudiantes desaparecidos desde el pasado 26 de septiembre, demandó que se permita el acceso al grupo interdisciplinario de expertos independientes al 27 batallón militar a fin de que se entrevisten con los militares y se investigue a todas las fuerzas castrenses de ese cuartel militar.

En su turno, la señora Cristina, madre de uno de los jóvenes desaparecidos, comentó que ya van para 10 meses que no han tenido una respuesta favorable del gobierno y advirtió que no van descasar hasta encontrar a sus hijos desaparecidos. Manifestó que siente mucho coraje hacia el gobierno porque en vez que cuide al pueblo, lo reprime, manda a matar o secuestrar; “el gobierno es el delincuente”.

Por su parte, un integrante del magisterio de la Ceteg exigió al gobierno federal la aparición con vida de los 43 normalistas que fueron desaparecidos en esta ciudad, “más de nueve meses no hemos encontrado una respuesta, creemos las diferentes organizaciones y sectores del país que hoy en día debemos pedir justicia”.

Protestan en la Sedena

Los padres de los normalistas, exigieron a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), frente al 27 Batallón de Infantería, que permita a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) investigar a la milicia por el caso Iguala.

Acompañados de normalistas y activistas derribaron la puerta del batallón, desmontaron barricadas de acero que la protegían, y se confrontaron con la Policía Militar que cuidaba los accesos. La confrontación quedó en un forcejeo entre los militares y los padres.

Durante la escena en que derribaron la puerta, apareció entre los policías militares, protegidos con equipo antimotín (casco, rodilleras, escudo y tolete), un militar de mando; destacó porque sólo vestía el informe militar, y gritaba, a manera de arenga en dirección a los padres: “Vénganse”, “Vamos”.

Al llegar al 27 Batallón de Infantería, los padres encontraron a los militares formados a manera de fortaleza detrás de la reja, y delante de ella, una estructura de metal con alambre y puntas, las que padres y familiares de los normalistas, y estudiantes y activistas, desmontaron. Durante esos minutos, los policías militares sólo observaban, pero tan pronto abrieron la puerta, de la sede militar, agitaban los toletes contra los escudos.

Durante el forcejeo, los policías, además respondieron con disparos, en cuatro ocasiones, de cilindros con gases que provocaron un ardor lastimoso en nariz y garganta. Del lado de los padres, gritaron: “Asesinos”, “Asesinos”.

Todo el tiempo un grupo de militares, desde la torre del batallón grabaron a detalle a los trabajadores.

La protesta en la sede militar duró unos 20 minutos. Los padres se retiraron entre consignas que señalaban a los militares de la desaparición de sus hijos y siguieron marchando hasta la plaza de Las Tres Garantías.

FUENTE: lajornadaguerrero.com.mx

¿Qué opinas de esa nota?

Scroll To Top