Home / Locales / Llegan 4 mil militares y federales a Chilapa
Llegan 4 mil militares y federales a Chilapa

Llegan 4 mil militares y federales a Chilapa

La unidad deportiva de Chilapa esta mañana se convirtió en un cuartel militar. Perfectamente alineados soldados y policías federales esperaron hasta que el gobernador Héctor Astudillo Flores dio el banderazo para salir y comenzar la Operación Chilapa, el tercer operativo en menos de año y medio que se emprende en el municipio para combatir a los grupos criminales Los Rojos y Los Ardillos.

La Operación Chilapa, dijo Astudillo Flores, será una acción profunda y determinante para combatir a los grupos delictivos que desde hace más de dos años han emprendido una lucha que ha dejado un rasgo inclemente en la región: más de 100 ejecuciones y otro número similar de desaparecidos.

Por lo menos en el discurso así lo deja ver Astudillo. Dijo que de los principales objetivos del operativo está la detención de los líderes de los grupos criminales. Y para que no hubiera duda agregó que en Guerrero no se repetirá una incursión de civiles armados como la que ocurrió en Chilapa que dejaron a la ciudad con brote de desaparecidos.

Las palabras de Astudillo las reforzó el comandante de la Novena Región Militar y encargado de la estrategia de seguridad en el estado, Alejandro Saavedra Hernández. Para este nuevo operativo serán 3 mil 500 soldados y 250 policías entre federales, estales y de la Gendarmería, además de ministeriales. La operación durará un mes.

Pero este no es el primer operativo para combatir la violencia en Chilapa, sino el de julio de 2014, cuando la disputa entre Los Rojos y Los Ardillos dio su primer aviso. En los primeros días de ese mes, fueron tres días seguidos de balaceras y asesinatos. Pero fue hasta el 9 de julio cuando un enfrentamiento en pleno centro de la ciudad entre un grupo criminal y la Policía Estatal provocó la intervención federal.

En esos días los pobladores se impusieron un toque de queda voluntario. Desde las 3 de la tarde la vida terminaba en Chilapa: los negocios cerraban, el transporte se suspendía, las clases terminaban y todos se guardaban. Esa ocasión llegaron a la ciudad 500 militares. La violencia cesó, pero en cuando los militares se fueron continuó.

El segundo operativo fue en mayo de 2015. Diez días después de que los civiles armados dejaron la ciudad llegaron cientos de policías federales y tomaron el control de la seguridad. En el municipio se vivía una ola de denuncias por desaparición. El grupo de familiares que comenzaron a demandar la presentación con vida de sus parientes, que según dijeron desaparecieron los civiles armados, fue creciendo. Al día de hoy ya suman 57 las familias que busca a uno de sus integrantes. Ocho días antes de la incursión, el 1º de mayo, un grupo armado ejecutó al candidato del PRI a la alcaldía, Ulises Fabián Quiroz.

Este operativo se amplió en los primeros días de junio, cuando llegaron unos mil soldados, pero el objetivo era otro: blindar las elecciones.

Ahora va el tercero. Tres mil 750 militares y policías intentarán terminar con la violencia en Chilapa, Zitlala y la parte alta de Chilpancingo.

El reto no será fácil: en Chilapa la disputa entre Los Rojos y Los Ardillos no para. Mientras se realizaba el arranque del operativo, en la comunidad de Ahuihuiyuco fue hallado un hombre ejecutado dentro de una camioneta. Y apenas el domingo a dos cuadras del zócalo dejaron dos cuerpos cercenados.

En Zitlala, lugar donde se extendió la disputa entre Los Rojos y Los Ardillos, la violencia ha provocado que en comunidades, como Tlaltempanapa y Quetzalcoatlán, la vida de los pobladores sea imposible. En la primera, los niños no tiene clases ni tampoco ha atención médica, los profesores y los médicos no quieren correr el riesgo. En la segunda localidad, los habitantes de plano ya la abandonaron después de que el 6 de enero un grupo armado masacró a seis vecinos. Ahora viven, como pueden, en el auditorio municipal. Las desapariciones en este municipio tampoco paran. Las más recientes son las del director de obras públicas, Roberto Godínez Hernández y la del ex secretario general del ayuntamiento Santiago Tixteco Cosme.

FUENTE: lajornadaguerrero.com.mx

¿Qué opinas de esa nota?

Scroll To Top