Home / Locales / La ciudad fue convertida en un búnker por la visita del Ejecutivo federal
La ciudad fue convertida en un búnker por la visita del Ejecutivo federal

La ciudad fue convertida en un búnker por la visita del Ejecutivo federal

Por un día, Iguala se convirtió en la ciudad más sitiada y segura del país, ante el arribo del presidente Enrique Peña Nieto a este lugar, para la conmemoración del 195 aniversario de la confección de la Bandera de México y la promulgación del Plan de Iguala. En el acto, hubo más de 10 personas desmayadas, la mayoría menores, en tanto otras más, con acreditación en mano se les negó el acceso porque hubo cupo limitado para ingresar al estadio de futbol Ambrosio Figueroa, a la ceremonia de abanderamiento a escuelas de Guerrero.

Desde la noche del 23 de febrero, las fuerzas del Ejército, Marina, y Policía Federal realizaron recorridos y convirtieron el lugar en un búnker. Entre la periferia, avenidas principales y calles de la ciudad por donde pasaría el mandatario federal, varios efectivos se concentraron y patrullaron para mantener el control social.

El sonido de las sirenas de las patrullas, camionetas oficiales y las constantes unidades militares fueron la diferencia para este día en la ciudad. En el centro de Iguala, la calma volvió con su clima caluroso esperando la llegada del miércoles, en el que desde la madrugada las vías por donde avanzaría el convoy presidencial fueron cerradas con vallas, y alrededor de las 7 de la mañana muchas de las escuelas que fueron citadas para el abanderamiento (que comenzó después de la una de la tarde), comenzaron a llegar.

Alrededor de las 9 de la mañana, el desfile cívico militar comenzó, dando paso a los más de 4 mil elementos de las fuerzas militares y de instituciones educativas.

En la avenida Bandera Nacional, una tanqueta del Ejército se averió, por lo que el desfile quedó interrumpido hasta que los mismos militares acudieron a empujarla para dar el seguimiento. Funcionarios de altura de los dos niveles de gobierno fueron “opacados” por los integrantes del Estado Mayor Presidencial al negarles el acceso, debido a que desde muy temprano empezaron a llegar los invitados y muchos no pudieron ingresar. Hubo cupo limitado y varios se quedaron fuera del evento soportando el calor, la aglomeración y los empujones.

Dentro de la cancha, varios oficiales y soldados estuvieron formados desde temprano, lo mismo que los integrantes de las 380 escoltas del estado de Guerrero, quienes tuvieron que soportar las altas temperaturas. Muchos de ellos especialmente los menores de edad, a pesar de que se repartieron líquidos y desayunos, no aguantaron y comenzaron a tener complicaciones y fueron atendidos por paramédicos de Protección Civil estatal.

Alrededor de la una de la tarde arribó Peña Nieto al cerro del Tehuehue para hacer el izamiento de la bandera monumental.

Un grupo de aviones de la fuerza área mexicana que participó en el desfile, surcó el cielo al momento de que la bandera fue subiendo.

La seguridad en todo momento, fue más que vista dentro y fuera del lugar, en el que el caos vehicular por el cierre de las principales arterias que conducen, no solo al centro de Iguala, sino a otros municipios fue mayúsculo.

FUENTE: lajornadaguerrero.com.mx

¿Qué opinas de esa nota?

Scroll To Top