Home / Locales / Justicia en vez de más policías, exigen en foro de seguridad
Justicia en vez de más policías, exigen en foro de seguridad

Justicia en vez de más policías, exigen en foro de seguridad

La conclusión es contundente: la violencia en Guerrero se debe al incremento en los cultivos de amapola y, a otro punto menos importante, la corrupción.

Líderes empresariales, religiosos, universitarios, académicos y expertos coincidieron en el décimo foro que organiza el gobierno del estado para integrar el plan que, según han dicho, le dará guía a Héctor Astudillo Flores en su mandato. Este foro se denominó Seguridad pública, Protección civil, Impartición de justica y Derechos humanos.

La cita fue a las 10, pero comenzó a las 11. Sin embardo, desde las 10 todo estaba listo, el único que faltaba era el gobernador. En cuanto llegó comenzó, como si él hubiese sido el único ponente.

En este foro se trató el principal problema del estado en este momento: la seguridad o dicho de otra forma la inseguridad, la violencia.

El consultor en estrategias y operaciones de seguridad, Antonio Alonso Concheiro desmenuzó frente Astudillo Flores el problema: 80 por ciento de los guerrerenses se sienten inseguros; otro 70 por ciento no confía en ninguna corporación policiaca; 30 por ciento no tiene confían en el Ejército; 97 por ciento no denuncia los delitos; Guerrero ocupa el cuarto lugar en violencia intrafamiliar que bien se podrían traducir, en algunos, casos en feminicidios y también tiene el tercer lugar en secuestro y, por si fuera poco, Acapulco está considerada como una de las ciudades más violentas del mundo. Sin duda nada fácil el escenario.

“Guerrero ocupa el penúltimo lugar en autonomía financiera, es decir que el estado genera muy poco recursos propios, lo que conlleva a un ambiente de vulnerabilidad de inseguridad”, dijo Alonso Concheiro.

Alonso Concheiro explicó que en Guerrero el aumento de la violencia creó paralelamente a los cultivos de amapolas y dormideras.

Pero este incremento, detalló, se debe a la poca presencia del Estado en las zonas rurales de la entidad. “En Guerrero no se necesitan más policías, más bien se requiere de justicia”, sostuvo.

Precisó que en este momento no hay una fuerza local que pueda enfrentar o contener la disputa que libran los grupos nueve grupos criminales que tiene presencia en Guerrero.

Indicó que la estrategia de seguridad que desde 2007 implementó el gobierno del panista Felipe Calderón Hinojosa y continuó el priísta Enrique Peña Nieto, no está funcionando porque no está tocando el corazón del crimen organizado: su finanzas. Y pidió afectar el poder económico de los criminales.

Señaló que la presencia de los grupos criminales se debe a las redes de complicidad que han logrado con funcionarios públicos.

“Además está la corrupción de funcionarios públicos y la cooptación de organizaciones del crimen organizado evita que las instituciones actúen en contra de ellos, convirtiéndolos en parte del problema y no de la solución”.

Por su parte, la especialista Ana María Salazar recomendó a Astudillo Flores establecer su estrategia en el combate de los grupos criminales y que le deje a la Federación el desmantelamiento de las organizaciones delictivas.

También coincidió en que el incremento en el cultivo de amapola está provocando un aumento en la violencia generada por los criminales.

Precisó: “Este incremento en el cultivo de la amapola va a provocar que los Estados Unidos comience a presionar a Guerrero, por allá se está registrando muertes por sobredosis el opio, y 60 por ciento de la amapola que están consumiendo allá sale de Guerrero”.

Al final, Astudillo Flores reconoció que el incremento en el cultivo es la causa de la violencia en el estado y aseguró que ya pidió a Peña Nieto que tome a Guerrero como un prioridad para la gobernabilidad del país.

FUENTE: lajornadaguerrero.com.mx

¿Qué opinas de esa nota?

Scroll To Top