Viernes, Octubre 24, 2014

Reflexión y Actitud Electoral EN BLANCO

Por Rodrigo Huerta Pegueros*

El pasado miércoles fue el último día en que los partidos políticos y sus candidatos a puestos de elección popular pudieron hacer proselitismo político para que los ciudadanos que vayan a sufragar el próximo domingo lo hagan a su favor.

Inmediatamente después dio inicio el periodo de ‘’reflexión’’ para que los ciudadanos puedan poner en orden sus ideas que tienen sobre el proceso electoral y a partir del  balance que hagan, procedan a decidir la intención de su voto.

Este ejercicio de poner la mente ‘’en blanco’’ no es cosa menor, ya que implica que los electores asuman en forma seria y responsable su actitud de ciudadanos informados y demócratas y en función de ello ejerzan su derecho cívico a votar y ser votado.

Seguramente que en el transcurso del recuento de lo que vio, escuchó y leyó sobre los candidatos a la presidencia de la República, al senado, a diputados federales, diputados locales y a las presidencias municipales, los ciudadanos tendrán no solo emociones y sentimientos encontrados sino que por cuestiones de militancia tengan animadversión contra los opositores a su partido y candidatos, lo cual podría llevarlos a realizar actos fuera de la legalidad y excederse en el uso de la fuerza.

Precisamente para que estos eventos personales o de grupo no trastoquen las elecciones ni alteren la recaudación de votos, menos la tranquilidad social que debe acompañar a la culminación del proceso electoral, el ciudadano debe utilizar estos días de reflexión—jueves, viernes y sábado—para entender que nada es mas importante que coadyuvar a que se instaure un ambiente festivo y con ello se aliente una mayor participación ciudadana hacia los centros donde se ubicarán las 143 mil 151 casillas que el Instituto Federal Electoral (IFE) instalará a lo largo y ancho del país.

Perredistas, priistas, petistas, movimiento ciudadano, panistas y panalistas tendrán la misma garantía para que en forma libre y sin coacción alguna depositen su sufragio y estos a su vez sean debidamente contados y anotados en cada una de las casillas y se manden los resultados al IFE para que el programa de resultados preliminares (PREP) los transparenten y sean ubicados por quienes siguen la evolución de la votación a través de la internet.

Como hemos visto a lo largo del proceso electoral que se inició legalmente el mes de Octubre del 2011, las campañas electorales no han sido tersas y si en cambio han registrado una serie de confrontaciones verbales y físicas en varias entidades del país y como es el caso del estado de Guerrero, la violencia ha hecho su aparición, lo que prefigura un escenario donde el miedo va a ser un factor decisivo para que el elector salga y emita su voto libremente en los 81 municipios del estado.

Afortunadamente en los últimos días se ha enviado un mensaje de parte de las autoridades estatales, los partidos políticos y los mandos militares que se encuentran asentados en esta entidad de que habrá un dispositivo de seguridad para proteger a los electores en su tránsito hacia las casillas y para resguardar en forma puntual la papelería electoral y los centros de acopio para preservar la validez de los votos que se entreguen y emitan y sean contados por los ciudadanos—más de un millón—que participarán como funcionarios de las mesas de casillas.

El IFE ha dado a conocer que en esta elección podrán votar cerca de 80 millones de mexicanos de un padrón electoral superior a los 84.7 millones. Esto se dice fácil, pero es una gran empresa el hacer este ejercicio democrático en las 32 entidades del país. Por lo tanto puede decirse que no debemos apostar a que existan dudas sobre la elección del próximo primero de julio y menos quisiéramos o desearíamos pensar que habrá un conflicto pos electoral igual o peor que el ocurrido en la elección presidencial del 2006.

Existen voces que denuncian irregularidades en su actividad proselitista para convencer a los electores para que voten por ellos y señalan una serie de mecanismos nada legales y sí debidamente sancionados por la legislación electoral, pero que al final del día son siempre difíciles de probar, argumentar y documentar.

Ante estas denuncias es alentador conocer que los partidos políticos han realizado un esfuerzo supremo para lograr acreditar a más de 2 millones de militantes como observadores electorales, lo cual posibilita enormemente que los comicios no puedan ser manoseados o manipulados y se aleje el fenómeno histórico del fraude electoral.

Apostemos todos a que esta elección del 2012 no solo sea la mas concurrida sino que sea la menos irregular y que al final de la noche se pueda anunciar sin ningún temor el resultado preliminar que ha dicho el IFE hará en punto de las 23.45 horas en cadena nacional (radio y televisión) de ese mismo día.

Pero lo que podríamos decir que sería la consolidación de la democracia en el país es cuando el candidato que quede en segundo lugar reconozca tal condición frente a la decisión inequívoca del electorado nacional.

Hasta el día de hoy la moneda está en el aire.

No hay ganador absoluto sin votos y para que esto suceda, primero deberán concurrir los mexicanos a hacer uso responsable de su sufragio y será entonces cuando el recuento de los sufragios nos devele quién es la candidata o el candidato ganador de los comicios para la presidencia de la República.

Por lo tanto, no nos dejemos llevar por nuestros instintos y simpatías a favor de uno u otro candidato o candidata sino que conscientemente esperemos el resultado final de la elección que anunciará la máxima autoridad electoral: IFE y demos vuelta a la hoja.

Esto sería lo deseable y no precisamente lo posible.

Periodista/Analista Político*

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

  • Anúnciate aquí. Tel: 2166491 o 7441364422
  • Anúnciate aquí. Tel: 2166491 o 7441364422
  • Anúnciate aquí. Tel: 2166491 o 7441364422
  • Anúnciate aquí. Tel: 2166491 o 7441364422