Home / Locales / Familiares de desaparecidos dejan su casa por amenazas
Familiares de desaparecidos dejan su casa por amenazas

Familiares de desaparecidos dejan su casa por amenazas

La casa del señor Bernardo Carreto González está vacía. Se fue desocupando poco a poco, primero sus hijos. El 10 de mayo de 2015, Víctor, Juan y Manuel salieron a vender una becerra y no regresaron. La última vez que fueron vistos, según su padre, fue en un retén que instalaron los civiles armados que en esos días tomaron la ciudad. Seis meses después, el 22 de diciembre, el señor Bernardo tampoco volvió: fue ejecutado por hombres armados antes de llegar. Ahora su esposa, sus nueras y sus nietos dejaron la casa por amenazas y por el temor de ser atacados.

En los primeros días de este año el resto de la familia del señor Bernardo dejó su pueblo, Ahuihuiyuco. Había dos caminos posibles: quedarse y morir como los siete integrantes de la familia Carreto González o salir y sobrevivir. Optaron por el segundo.

El señor Bernardo era hermano del ex secretario de Seguridad Pública de Chilapa Silvestre Carreto González, quien fue destituido del cargo en julio de 2014 por ser considerado como “poco confiable” por el Grupo Coordinación Guerrero (GCG).

En los primeros días de noviembre del año pasado comenzó una persecución en contra de los familiares del ex jefe policiaco. Por ejemplo el día 3 fue ejecutado a tiros su hijo Alejo en la comunidad de Ahuihuiyuco.

Seis días después, el 9 de noviembre, en la comunidad de Tetitlán de Las Limas, cerca de Ahuihuiyuco, fueron ejecutadas seis personas, tres hombres, una niña, un niño y una mujer. Cinco de ellos eran familiares del ex jefe policiaco, entre ellos su hermana y dos de sus sobrinos.

Ante la cacería en contra de la familia del ex jefe policiaco, según integrantes de la organización Siempre vivos, Bernardo Carreto recibió amenazas vía telefónica donde le decían que le entregaban a sus tres hijos a cambio de que hiciera lo mismo con uno de los pobladores de Ahuihuiyuco. Las personas que le llamaban nunca le pudieron dar alguna prueba de que sus hijos estaban con vida. Pese a la cacería en contra de su familia, Bernardo Carreto continuó viviendo en Ahuihuiyuco.

El 10 de mayo, según denunció el propio Bernardo Carreto, en un retén que instalaron los civiles armados en la entrada de la ciudad desaparecieron sus hijos Víctor, Juan y Manuel Carreto Cuevas de 15, 21 y 25 años respectivamente.

Desde entonces Carreto González todos los miércoles (y días que fuera necesario) se reunía con los demás familiares para exigir la presentación con vida de sus parientes. También durante la irrupción de los civiles armados en mayo, desapareció otro hermano del ex jefe policiaco, Crispín de 39 años de edad y su hijo Samuel Carreto Vázquez de 15. En esos días de mayo cinco familiares del ex director de Seguridad Pública fueron desaparecidos.

Junto con la familia del señor Bernardo, según el vocero de los familiares de los desaparecidos en Chilapa, José Díaz Navarro, otras dos familias han dejado Chilapa por amenazas.

FUENTE: lajornadaguerrero.com.mx

¿Qué opinas de esa nota?

Scroll To Top