Home / Opinión / #Entérate: ¿Zancadillazo a Osorio Chong?
#Entérate: ¿Zancadillazo a Osorio Chong?

#Entérate: ¿Zancadillazo a Osorio Chong?

EL TELEFONO INDISCRETO
Por Felipe Victoria Zepeda

Peor que gallinero alborotado cuando descubren que se metió un tlacuache a robarse huevos, se pusieron en algunos mentideros políticos tantos que en vez de traer n ejemplar de diario locales, no sueltan ni en defensa propia sus aparatitos celulares, entre más caros mejor

Impávidos y con rictus de angustia se confiesan aperplejados y anonadados porque dicen que dijeron que el New York Times decía en un reportaje que en México traen chandos y espiados a los que usan celulares inteligentes con muchas aplicaciones prodigiosas

¡Ah!, pero son los primeros que les encanta marcar desde donde están físicamente en el GPS y transmitir que ya de desayunaron o que se aliviaron del estreñimiento o la diarrea, o que estuvieron en cualquier festejo…

Solamente por ociosidad, ¿se ha puesto a usted a calificar el rango de importancia de lo que muchos suben a las redes a mañana, tarde y noche?,¿cada cuánto dan alguna información noticiosa original y no refritos de refritos de lo escuchado por la radio o mirado en la TV, o quizá hasta leído en algún diario o revista?

Júrenlo entonces que no tiene por qué quitarles el sueño el tal software Pegasus, que no nada nuevo y por sabido se callaba

Frases ingeniosas como la famosa de que “hay pájaros en los alambres” son de hace mucho

Muchos han de recordar cuando la telefonía cayó en manos del gobierno y aquel molesto cruzadero de líneas y los clicks o zumbidos de cundo interferían comunicaciones nos enojaba y a los “pobres orejas” les llovían mentadas de madre

Muchos ni se fijaban en las cajas metálicas de registro de conexiones en las equinas y menos miraban hacia la parte alta de los postes, cuando primitivamente las corporaciones policiacas colgaban de los cables grabadoras y por ahí se escondían en cuchitriles cercanos para hacer sus guardias campaneando llamadas de quienes andaban vigilando

Pero los avances tecnológicos sorprendentes fueron facilitando el espionaje, oficial y de particulares también, no hubo despachito de detectives investigando infidelidades que no recurrieran a interceptar llamadas entre amantes para saber dónde ir a tomar fotografías comprometedoras

Pero la gran revolución se dio con los aparatos inalámbricos primero y después los portentosos celulares; de a pechito comprar escaners para entrometerse sin ser detectados y no hubo presidencias municipales que dejaran de equiparse para estar al tanto de todos los aparatos convencionales con sus extensiones y de las comunicaciones privadas con los portátiles o móviles

El común de la gente no hizo demasiado aprecio de que pudieran estar siendo escuchados y pronto les valió madres, después se perdió el pudor y la confidencialidad hablando en público por teléfono, por ejemplo en los restaurantes o vehículos de transporte

Casi a nadie les cayó el veinte de que cuando inauguraron los portentosos C-4, hasta anunciaron los gobiernos que ya estaban en posibilidad de ubicar de donde se hacían llamadas, celulares o convencionales

Claro que no faltaron quienes cíclicamente hacían ruido protestando por la “ilegalidad” del espionaje de llamadas, pero pronto les daban la vuelta con el cuento de que los jueces autorizaban las escuchas tratándose de investigar delincuentes, pero la verdad es que escuchan a quienes se les da la gana sin necesidad de andar en cuestiones ilegales, basta con se tengan opiniones contrarias a quienes mandan para que sus charlas se conviertan en blanco de intercepciones fijas o esporádicas
La gente se descuida en lo que dice y como lo dice la mayor parte del tiempo, los delincuentes en cambio arman sus códigos especiales entre grupos, a veces no tan fáciles de des encriptar, pero hay especialistas para eso

Claro, el actual distractor de la opinión pública con la indignación de figurones de la TV, la radio y el internet es precisamente para entretener a la chusma, ni modo que una Carmen Aristegui o un Carlos Loret de Mola no pensaran que los espían a todas horas desde sus celulares para detectar sus fuentes de información que en algunos casos han hecho daño a personajazos en el poder revelando situaciones hasta de sus vidas íntimas o transas privadas

Lo que dejó estupefactos a muchos es que creían seguras e inviolables las comunicaciones cibernéticas en que se abusa del libertinaje y resulta que son sumamente vulnerables

¿Pero cuál es el fondo de trascendido y del reportaje del New York Times y quien el destinatario principal?

Como según dijeron algunos importantes columnistas nacionales, en los Pinos ya les dieron el banderazo de arranque para irse acomodando en pos de la candidatura tricolor, los varios aspirantes del Grupo Atlacomulco necesitaban atajar al priísta supuestamente más aventajado: el hidalguense Miguel Angel Osorio Chong

Nada mejor que fracturarle su brazo derecho: Eugenio Imaz Gispert, Director aún del CISEN; área en que ubican el manejo del software Pegasus, aunque no sea exclusivo de esa dependencia misteriosa porque las áreas de inteligencia de las fuerzas armadas y la policía federal y la PGR no cantan mal las rancheras…

Por lo que usted guste y mande, se da la coyuntura para decirle adiós a Eugenio Imaz Gispert y que descanse cuidando su salud si es que realmente está enfermo. Claro que será como quitarle el bastón a Osorio Chong, lastimado por el puntapié certero en la espinilla ahora que ya se acomoda en el arrancadero

Los del Grupo Atlacomulco no son afectos a compartir ni alternar el poder, son capaces de todo…

Ahora esperemos a conocer el mandarriazo en reacción contra dos o tres mexiquenses que andan emocionados, porque lo del New York Times puede que hasta risa le dé al presidente Peña Nieto, pues cuentan que el programa israelita de espionaje lo compró el anterior presidente, aconsejado por su experto en espionaje electrónico Genaro García Luna…

Claro, muchos trapitos al sol de comunicadores famosos y privilegiados son los que pueden poner a orear mientras crece la bolita de nieve cuesta abajo
Mientras tanto, cuídense de tanto que utilizan los celulares para cosas no deveras necesarias…

¿Qué opinas de esa nota?

Scroll To Top