Home / Ciencia y Tecnología / #Entérate: Semarnat olvida planes de cuidado de 74 áreas protegidas.
#Entérate: Semarnat olvida planes de cuidado de 74 áreas protegidas.

#Entérate: Semarnat olvida planes de cuidado de 74 áreas protegidas.

En México existen 177 áreas naturales protegidas, pero 74 de ellas sólo están en el papel porque la Secretaría de Medio Ambiente las ‘olvidó’: carecen de un programa de acción “fundamental” para asegurar la conservación de los ecosistemas y darle seguridad jurídica que evitaría la depredación inmobiliaria, lo que las pone en peligro de ser devastadas por cambios de uso de suelo.

Así lo concluye la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) en la recomendación general que emitió este martes 26 de abril contra la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y a la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conap).

Un ejemplo claro de la omisión es Punta Nizuc, en Quintana Roo, un área natural protegida rodeada de manglares, 230 especies de aves, reptiles, vegetación marina, manatíes y tortugas, que está en riesgo de ser devastada.

Punta Nizuc sí tiene un programa de manejo, pero no está actualizado lo que la ubica en una posición vulnerable jurídicamente. La evidencia: la empresa MX RIUSA II, filial del Grupo Español-Alemán RIU, pretende edificar el Hotel Riviera Cancún que incluiría hasta 570 habitaciones en edificios de 15 a 20 niveles, sobre un polígono de área natural protegida.

En el proceso se han registrado irregularidades, desde la venta de terrenos, expedición de permisos municipales de construcción otorgados sin el aval de Semarnat hasta el falseo de información en la primera Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) presentada por los empresarios.

Otros lugares con programas de acción sin actualizar son “Arrecifes de Cozumel” y “Costa Occidental de Isla Mujeres” y “Punta Cancún”.

En tanto, entre los programas de manejo que no han sido publicados están: “Cabo San Lucas”, el “Complejo Lagunar Ojo de Liebre”, el “Corredor Biológico Chichinautzin”, el parque nacional “Bosencheve” y el parque nacional “Palenque”.

De acuerdo con la estadística de la Comisión de áreas protegidas, asta el 31 de marzo de 2016, de las 177 áreas naturales protegidas decretadas, 57.6% (102) tienen programas de manejo formulado y publicado, mientras que 11.3% (20) dispone de su programa elaborado, pero no está publicado, por lo tanto no se aplica y 31.1% (55) no cuenta con el respectivo instrumento.

De estos últimos, la Conanp dijo que 27 áreas que no cuentan con su respectivo programa porque están por perder la categoría de protección y 24 áreas protegidas tienen problemas en sus poligonales, mientras que los programas de manejo de dos áreas se encuentran en la etapa consulta pública.

La falta de Programas de Manejo ha propiciado cambios de uso de suelo, la expansión de la ganadería extensiva, la erosión de suelos, el desarrollo urbano, la extracción ilegal de especies y la contaminación de las aguas y suelos. Además, “ha traído como consecuencia que un importante número de las áreas hayan perdido los objetivos de conservación que dieron origen a su declaratoria”, concluye la CNDH.

Por lo tanto, recomendó que después desarrollar y publicar los Programas de Manejo, que se desarrollen acciones para facilitar la integración y la activa participación de los pueblos y comunidades indígenas y garantizar su libre determinación. También que se capacite a los servidores públicos de la Semarnat y la Conanp en materia de derechos humanos.

¿Por qué es importante el programa de manejo?

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos emitió una recomendación sobre medio ambiente por primera vez, debido a la afectación directa e indirectamente a las personas que viven o realizan actividades dentro de las Áreas Naturales Protegidas del país.

La Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente obliga a que las áreas protegidas tengan un Programa de Manejo, debido a que se trata de un “instrumento de gestión fundamental”. Es decir, ahí se diseñan las estrategias de conservación de los ecosistemas y su biodiversidad.

Esto deriva en garantizar el derecho humano a un medio ambiente sano. Además, con su elaboración y ejecución se da seguridad jurídica y legalidad, además de la libre determinación en la toma de decisiones para favorecer un desarrollo sustentable y mejorar las condiciones de vida, sobre todo de los pueblos indígenas asentados en dichas áreas.

La administración adecuada de las áreas naturales, además, pueden jugar un importante papel en la mitigación de los desafíos ambientales como el cambio climático, la pérdida de biodiversidad, la crisis hídrica, la inseguridad alimentaria, y la respuesta a los desastres naturales.

Los programas de manejo brindan certidumbre a las autoridades encargadas de su implementación, así como a los propietarios, usuarios, vecinos y pueblos indígenas que lleven a cabo sus actividades en el territorio de las áreas naturales protegidas.

Por Nayeli Roldán (@nayaroldan)
Fuente: animalpolitico.com

¿Qué opinas de esa nota?

Scroll To Top