Home / Opinión / #Entérate: Receta contra la impunidad
#Entérate: Receta contra la impunidad

#Entérate: Receta contra la impunidad

En Tela de Juicio
Por Felipe Victoria Zepeda

Sorprendidos y aturdidos algunos políticos, salen con que sin el apoyo del Ejército Mexicano nada podrían hacer contra la delincuencia organizada y sobre todo contra el narco…

Respetuosamente les replico entonces, que en esa tesitura debieran suprimir los fuertes e inútiles gastos municipales y estatales en sostener la anómala operación de corporaciones policiacas caducas, ineficientes y por demás corruptas, sujetas a la ley de plata o plomo y consentidoras tolerantes de la extorsión generalizada contra los sectores productivos

Igual sería desaparecer las Policías Investigadoras Ministeriales que no son ajenas a corruptelas incumpliendo sus deberes igual que el Ministerio Público
No deben hacerse bolas con lo dicho por el Secretario de la Defensa Nacional, General de División Salvador Cienfuegos Zepeda, en cuanto a que los militares no estudiaron para ser policías…

Ante la insistencia de gobiernos municipales, estatales y federal, entonces debiera el Congreso de la Unión legislar cuanto antes las reformas constitucionales necesarias para que las labores de seguridad pública y persecución del delito sean asignadas a la milicia, sin que le compliquen la existencia cuando actúe investigando y capturando malhechores de toda laya

No hace mucho minimizaron el llamado “fuero militar” para que cualquier incidente donde habitantes comunes se vean involucrados con elementos castrenses sea competencia de jueces civiles; ese “hándicap” arrebatado desanimó a soldados y marinos metidos a fuerza y disgusto en funciones policiacas

El resultado lógico es una virtual protesta de brazos caídos al respecto: o les crean reglamentación adecuada o se regresan a sus cuarteles a dedicarse solamente a lo suyo, que es salvaguardar la soberanía nacional y auxiliar a la población en casos de desastres; cuando no son tiempos de guerra, los soldados y marinos deben permanecer en su entrenamiento y capacitación dentro de sus “castillos de la pureza”…

El General Cienfuegos Zepeda enfatizó remarcando los magros resultados de diez años metidos a funciones policiacas sin buenos resultados. Su entrelíneas fue claro en cuanto a la estupidez de haber iniciado una “guerra contra el narco” aquel 6 de diciembre de 2006 en Michoacán, por ocurrencias del entonces flamante presidente Felipe Calderón Hinojosa, al que le quedó muy grande la casaca militar retratado junto al General Galván

La SEDENA y La Marina Armada llevan una década “pasando hambres presupuestales” mientras se dilapidaron millonadas en equipar mejor y “profesionalizar, acreditar y certificar” a una nueva policía, cuestión que dejó muchas ganancias bajo la mesa a funcionarios por aquello de las comisiones por adquisiciones y los diezmos tradicionales, pero los nuevos elementos no resultaron más eficientes ni eficaces, porque a pesar de sus armaduras sofisticadas también les gusta el dinero fácil y abusar del poder…¡así de simple!

Vayamos sin tapujos al fondo del asunto, México no cuenta actualmente con policías de verdadera vocación ni valientes para someter a la delincuencia y el mejor pretexto lo enarbolan con el supuesto respeto irrestricto a los derechos humanos, pero de los maleantes y no de las víctimas…

El nuevo sistema penal acusatorio tiene fallas garrafales que facilitan la liberación anticipada de quienes infringen las leyes por el más mínimo error procedimental de policías y ministerios públicos, filón de oro para algunos jueces deshonestos…

Como quien dice el tiro salió por la culata, pero hay algo más grave todavía: la inercia del disimulo de altos funcionarios y políticos en las fallas policiacas y de justicia que enriquecieron a muchos, o que necesitaban recursos para financiar sus campañas, formándose una cadena de complicidades y un indignante círculo vicioso resistente a cualquier buena voluntad

Pareciera tiempo de regresar a soldados y marinos a lo suyo en sus cuarteles; de ponerse las pilas y obligar a los policías a serlo deveras, limpiando las corporaciones de maleantes disfrazados de guardianes del orden; imponer la cero tolerancia a la impunidad y poner en práctica la energía legal sin tibiezas ni concesiones.

Basta ya de palabrería y ocurrencias faraónicas grandilocuentes de quienes no tienen idea de lo que significa ser policía digno, o soldado y marino patriota…

O se da ese necesario gran paso en México o las cosas van a estallar con el brote de la justicia por propia mano y convulsión social, en que entonces sí las fuerzas armadas tendrán que pacificar el País como sea…

-Maestra Pizarrina, ¿estaríamos mejor si dejaran de operar policías ineptos y corruptos y nos pusieran en manos de los militares?
-¡Shhh…cábrense cayones!, sí les digo que peor ya no podemos estar…
-No le dé la vuelta y conteste claramente teacher maestra, no queremos más atolito con el dedo…
-Es que me la ponen dura y pelona para darles una respuesta sincera
-¿Entonces profesora?
-Lo que es cierto es que ya no podemos seguir así respirando miedo, sin certeza jurídica ni confianza y credibilidad en quienes son responsables de procurar seguridad pública…
-¿Cree que haya muchos pillos de cuello blanco en posiciones estratégicas para disimular en el combate a la delincuencia?
-Aaarajo chamacos, lo que se ve no se juzga y por sabido se calla
-¿Cómo se haría una limpieza total o purga?
-Barriendo la escaleras de arriba hacia abajo… poniendo las cosas en su lugar, con disciplina, honestidad y orden
-¿Cómo hacer para que nuestro Gobernador Héctor Astudillo Flores se entere?

¿Qué opinas de esa nota?

Scroll To Top