Home / Opinión / #Entérate: ¿Qué falta en el “septiembre negro”?
#Entérate: ¿Qué falta en el “septiembre negro”?

#Entérate: ¿Qué falta en el “septiembre negro”?

En Tela de Juicio
Por Felipe Victoria Zepeda

El apodito al noveno mes no se lo pusimos aquí sino en otras partes del mundo, cuando terroristas sabotearon unos juegos olímpicos

De todos modos al travieso destino le gusta dar sorpresas desagradables todos los septiembres de todos los años, en todas partes

Para muestra un doloroso y ardiente botón, en el fragmento de una novelita próxima a salir a la luz:

“Aquel fatídico viernes 26 de septiembre de 2014, en el poblado de Ayotzinapa del Municipio de Tixtla, el Director de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos”, daba permiso de salida a horas indebidas a un grupo numeroso de alumnos de reciente ingreso, quesque iban a “botear” en un evento político en Iguala, donde la “primera dama” municipal rendiría su informe como presidenta del DIF y se destaparía como precandidata a la alcaldía para suceder a su consorte José Luis Abarca Velázquez

De paso robarían autobuses para el traslado posterior al DF en la conmemoración del 2 de octubre, según ellos…

Vaya qué “didácticas” actividades extraescolares de los alumnos entonces. Obviamente contrarias a la ley y en que las referencias que obran en autos de las averiguaciones oficiales de la PGR queda muy mal parado el que era responsable de la Normal Rural, acusado de haber recibido una dolariza por hacerse guaje tolerando la salida irregular de los alumnos…

Pero resulta que los ingeniosos y taimados traficantes del cártel de los Rojos traían un macabro plan; utilizarían a los normalistas como vándalos para hacer desmadre en Iguala y que sirvieran de cortina de humo y escudo humano para que un comando especial de 17 sicarios de Los Rojos, aprovecharan el desgarriate esa noche para asesinar a los hermanos Benítez, controladores de la plaza por parte del cártel Guerreros Unidos, jefaturado más por María de los Angeles Pineda Villa que por su marido el presidente municipal
María de los Angeles Pineda Villa tenía el aprecio y preferencia de los miembros del cartel de los Beltrán Leyva porque la conocían desde muy jovencita, ya que su padre y sus hermanos habían sido lugartenientes importantes de la organización, pero para ella con su encanto femenino era más fácil relacionarse con políticos y hasta seducirlos”…

Hasta ahí le paro al fragmento de la novelita en proceso, que por la captura de la señora Clara Elena Laborín Archuleta debió interrumpirse su impresión muy lejos de Guerrero…
Resultó que esa noche como de malas, quizá por error involuntario, los atrabancados normalistas transformados en horda feroz de vándalos robaron un autobús que iba cargado de droga valiosísima y eso los dueños de las sustancias no lo iban a permitir ni menos a perdonar jamás, así que ordenaron la cacería policiaca para recuperar el vehículo a como diera lugar…

A sangre y fuego lo interceptaron, no sin haberse equivocado con otro vehículo donde viajaban jovencitos futbolistas

Una vez en poder de los policías municipales los normalistas ladrones, recibieron instrucciones “muy superiores” de entregarlos a los cómplices uniformados del vecino municipio de Cocula y después le contaron lo mismo en términos generales a los sabuesos del procurador Iñaky Blanco Cabrera y a los de Jesús Murillo Karam, con lo que armaron en expedientes la llamada “verdad legal”, consistente en que habían ejecutado a los pilluelos y habían quemado sus cadáveres para desaparecer toda huella

Pero para los zares de la droga y sus poderosos e impronunciables padrinos, no era tan molesto el haber escarmentado cruelmente a los “ayotzinapos”; total, se cubrirían indemnizaciones raquíticas como cuando lo de Aguas Blancas y punto…

El problema es que había quedado al descubierto el casi perfecto sistema de transportar opiáceos desde Iguala hasta Chicago en autobuses de pasajeros, comprometiendo a un imperio transportista y entonces a como diera lugar había que distraer la atención costara lo que costara…

Alguno de tantos imbéciles del séquito, convenció al entonces gobernador de simular una magna búsqueda de los disque estudiantes con empleados públicos y hasta de ofrecer recompensas de un millón de pesos por cada “desaparecido” pues no se conformaban con cien mil pesitos por difunto, incluso mientras Miguel Angel Osorio Chong ordenó precauciones especiales para que no se escaparan el alcalde Abarca y su mujer, pero se les fueron…

La codicia extrema de grupos que reciben desde hace años patrocinios extranjeros por “ayudar” a poblaciones indígenas, vieron un filón de oro en representar a los padres de las 43 víctimas insistiendo en exigir encontrarlos “con vida”; entre más tiempo transcurra con ese capricho, más ganarán y vaya que se han dilapidado millones en viajes y manifestaciones, montando circos fantásticos con peritos extranjeros y comisiones internacionales que contribuyeron a que la certeza jurídica y la credibilidad en las instituciones procuradoras de justicia sea ya difunta en México…

La maniobra maquiavélica segó las vidas políticas de Angel Heladio Aguirre Rivero y de Jesús Murillo Karam, con el eterno estigma del caso Ayotzinapa, de paso enchinchándole la borrega al presidente Enrique Peña Nieto por ya casi dos años

¿De aquí al 26 y 27 de septiembre qué nuevos escandalitos harán?

¿Qué opinas de esa nota?

Scroll To Top