Home / Opinión / #Entérate: Premuras y calenturas…
#Entérate: Premuras y calenturas…

#Entérate: Premuras y calenturas…

EL TELEFONO INDISCRETO
Por Felipe Victoria Zepeda
Se me antojaría musicalizar esta colaboración si fuera posible; con melodías incidentales de fondo pondría “el ausente”, “cachivache”, “nada personal” y sueño imposible por mero ejemplo sin alusiones para nadie en especial, porque igual no debiera faltarme “la muerte de un gallero”

Sí, desde chamaco y la preprimaria se me disparó la afición por el teatro guiñol y me seguí de largo hasta casi dejar la adolescencia; incluso formé un “Teatro Infantil Manizales” con mis cuates de la colonia y dábamos funciones en fiestecitas caseras y en kermeses o hasta en conventos con monjitas, muertas de la risa por la picardía y ocurrencias de los muñequitos de vinil

En una de las casas de mi familia, con la hermana que me seguía en edad, colocábamos los títeres sobre varas de plumeros para asomarlos por la barda y dábamos función a la chamacada de la calle, pero un día nos fue muy mal…

Inesperadamente regresó del mercado nuestra madre en el momento que los espectadores lanzaban moneditas de a cinco, diez y hasta veinte centavos por la función; antes que hacer escándalo le preguntó a Don Melitón, el tendero de frente al domicilio, desde cuando ocurría eso con los títeres…

Entró como si no nos hubiera visto, nos dejó terminar el espectáculo y comenzó en calidad de terrible fiscal acusadora:

-¿A quién le pidieron permiso de hacer eso?
-No hacemos nada malo, fue mi alegato en defensa…
-¿Y por qué cobran si los niños de aquí son pobrecitos?
-De eso no sabemos; pero con las monedas que nos avientan juntamos para ir a comprar golosinas aquí enfrente y a veces hasta les convidamos
-¿Su abuelita no se ha dado cuenta?
-Sí pero no dice nada y hasta le gusta, a veces nos aconseja temas para que improvisemos y así nos aprendemos los sketches cortitos. Por cierto que necesitamos más títeres mamá, dijo tierna mi hermanita Tere…
-Miren chamacos, de aquí a que nos cambiemos de casa, queda prohibido que pidan cooperación para sus funciones de títeres; dejen un buen recuerdo con los vecinitos y a ver…¿cuánto han ahorrado?

Los dos nos miramos como si nos encubriéramos…

-En una ollita enterrada del patio de tierra vamos echando las monedas, para comprar nuevos títeres mami…

-Pues a ver cómo le hacen ahora que venga a comer su Papá; ya saben que su principal obligación es hacer las tareas y estudiar, no andar perdiendo el tiempo en la artisteada eh…
-Un noviembre de 1957 nos mudamos a la nueva casota con jardín enorme; poco a poco fuimos haciendo amistades con la poca y exclusiva chamacada del Fraccionamiento. Quico, Tito y Gelo fueron de los más duchos en la improvisación teniendo los títeres en las manos, Ramoncito y Coco se sumaron a la troupe pero sin gran rendimiento

Con cachos de tablas nos las ingeniamos para construir un teatro portátil, en el carrito apache de Quico lo transportábamos pues resultó pesado, además cargábamos con una maleta de cachivaches para la escena, los títeres y hasta un tocadisco pequeño para que hubiera música en las funciones

Pronto en las fiestas de cumpleaños infantiles nos “contrataban”, pero en algunos jardines de niños las maestras se hacían guajes para pagar y en las kermeses escolares la finalidad era ayudar y contribuir, entonces como negocio valió lo que se le unta al queso…pero ah como nos divertíamos…

Nos llegó la edad en que mejor formamos un conjunto musical: “los Machine Guns” y nos comenzaron a interesar más el futbol llanero en el Telestar y las muñequitas de carne y pelo largo que los guiñoles, aunque ya mis padres habían mandado construir un teatro portátil funcional, forrado de tela a rayas como la de los circos…

A estudiar en la Prepa’ y la Universidad trabajando; los muñecos de vinyl se quedaron por ahí en el baúl del olvido, aunque años después mi hermana la menor de todos, prácticamente se los quiso apropiar y me los escondió, hasta que en un cumpleaños de mi hijita ella y sus compañeras creo de Medicina o del grupo de la parroquia son quienes dieron función…

Como sea, alguna vez hace unos veinte años en una visita a la casa paterna encontré mis títeres y los rescaté; unos ya son como de sesenta años y algunos cincuentones. Por ahí esperan todavía volver a actuar para mi adorada nietecita tan lejana…desde hace mucho ya no fabrican de esos…

Confieso que los guiñoles me dejaron de algún modo la costumbre de manejar mis personajes en las novelas, o a mis benditas y famosas comadritas del periódico…

De pronto en este mundo que se ha puesto tan difícil, me dan ganas de montar algún sketch pero inspirado en los que mi amigo Marco Antonio Flota Quijano hizo con los “peluches” de una cadena televisora; pero cuando lo propuse en Acapulco los muy gandallas me ofrecieron cuando más el tiempo de trasmisión gratis, pero las botargas con la imagen de políticos locales no salían nada baratas y el personal para manipularlas no cobraría en lentejas…

El arte sin Mecenas es prácticamente imposible y a la cultura por aquí hace mucho que le dieron sepultura, pero el gusto que me da es que el teatro Guiñol y las Marionetas siguen existiendo en muchas partes de México con equipos de profesionales, no de aficionados soñadores…

telefono-indiscreto

-¡Riiing…salinsliiim!
-Comadre Proculina, ¿ qué trama tu viejo ahora?
– Escribe algo para un cortometraje animado como de títeres, pero de sátira política…
-Ah caray, ¿estilo aquellos peluches de la tele?
-Sí comadre, pero serían de tantos Juniors que ambicionan alcaldías y diputaciones, aunque tengan que inventar nuevos partiditos porque en los que hay ya nadie confía ni les creen la fecha siquiera…
-¿Por ejemplo?
-Aguirrito, Figueroíta, Renecito, los Añorvitos, Salgadito y otros…
-¿Y quienes se quedaron formaditos como Jacko Badillo, Víctor Jorrín,Terán Porcayo y otros?
-Están incluidos en la obrita “Calenturas y premuras, lo indigesto de comer ansias de madrugada porque nunca amanece más temprano”…

¿Qué opinas de esa nota?

Scroll To Top