Home / Opinión / #Entérate: ¿Militarización inminente?
#Entérate: ¿Militarización inminente?

#Entérate: ¿Militarización inminente?

El teléfono indiscreto
Por Felipe Victoria Zepeda

A querer o no, en varias entidades nos hemos familiarizado con la presencia de convoyes militares patrullando las calles principales
Dicen que es una estrategia disuasiva contra la delincuencia, pero los malandrines no se dan por enterados y siguen haciendo de las suyas, extorsionando y matando en sus ajustes de cuentas

Provoca hilaridad que altos funcionarios quieran dorarnos la píldora, pues a sus dichos los contradicen los hechos cotidianos…

Va un fragmento de lo que el duro PACO Rodríguez en Facebook comentó:

“Un desesperado Peña Nieto azuza al ejército contra López Obrador

En los territorios del Congreso de la Unión, ayer, se jugaban las cartas por la militarización o no del país. Sí, aquellas cartas que se han puesto a jugar en la oscuridad tanto el PRI como el PAN, en su avance silencioso del dictamen de la Ley de Seguridad Interior.

Pero también se escuchaba el eco ominoso de una conferencia inédita de la Secretaría de la Defensa Nacional, que ha tomado partido político en favor de quienes acometen contra Andrés Manuel López Obrador.

En las Cámaras del Congreso corre la versión en el pasillerío de que Enrique Peña Nieto está tan desesperado por el avance inexorable del tabasqueño, que ha echado mano del ejército mismo para atacar a quien las encuestas ya lo colocan en la presidencia de la República a partir de 2018.

En corto, hay senadores del PRI que admiten que es el presidente Enrique Peña Nieto quien está azuzando al ejército contra López Obrador. Y el grave peligro que intuyen es el hecho de que el ejército, en esta toma de posición política, decidiera de pronto no reconocer como presidente, en un triunfo hipotético, al tabasqueño.

El ejército acaba de traspasar los linderos de su naturaleza.

Por un lado, ha salido anteayer a asegurar que son infundios las acusaciones de que el ejército ha violado impunemente los derechos humanos en México. Y, en voz del director general de Derechos Humanos de la Secretaría de la Defensa Nacional, general brigadier José Carlos Beltrán Benítez, ha lanzado el reto a todos esos “actores sociales” que lo afirman, a que presenten pruebas en contra de militares que hayan abusado de la fuerza y violado derechos humanos de civiles.

Nunca mencionó el nombre de Andrés Manuel López Obrador, pero evidentemente era él el destinatario, luego de que la Secretaría de Gobernación, diputados y senadores del PRI y PVEM, y un ejército de sujetos tan sucios como anónimos desde las redes sociales han estado empujando en la misma dirección: Echar a pelear al ejército contra el tabasqueño, luego de que este dijo la semana pasada en Nueva York a un padre de familia de los 43 estudiantes de Ayotzinapa que fuera a reclamarles al ejército y al gobierno de Enrique Peña Nieto, por la desaparición de los normalistas y no a él.

El general brigadier Beltrán, con la cara de palo propia de los militares, y mirada encendida, decía en su conferencia histórica que son “injurias y ofensas”. Y apostillaba: “Se han mencionado estas supuestas responsabilidades sin la más mínima evidencia, por hechos investigados no sólo por autoridades judiciales nacionales, sino por grupos de expertos que han presentado conclusiones que desvinculan al personal militar de los hechos delictivos que fueron materia de análisis”.

Aludía Beltrán sin duda a los hechos de Ayotzinapa, como también procedía a aludir inmediatamente a los hechos de Tlatlaya, cuando decía: “Inclusive se ha difamado sobre hechos represivos que ofenden al instituto armado y también a la sociedad. Ante esto, se responde que hemos dado muestras (sic) de tolerancia y prudencia en un sinnúmero de ocasiones; desde agresiones físicas a instalaciones militares, a integrantes del ejército y fuerza aérea, hasta injurias y ofensas provocadas”.

Para infortunio del general Beltrán, no pasaron muchas horas para que instituciones defensoras de los derechos humanos, nacionales y extranjeras, se pusieran el saco y le respondieran:

José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch, tildó ayer de “sorprendentes” las declaraciones del general Beltrán, en nombre de la Sedena. “Parece que carece de información básica”, lo atajó Vivanco, en una entrevista con la titular del noticiario Aristegui Noticias.

Y fue Vivanco quien, desde su entrevista, recordó a Beltrán y a la Sedena que en Tlatlaya los militares ejecutaron extrajudiciales a cuando menos 12 personas, de un grupo de 22 presuntos delincuentes que ya se habían rendido.

En el caso de Ayotzinapa, los investigadores enviados por la ONU nunca pudieron interrogar a los soldados del 27 Batallón de Infantería con sede en Iguala, que la noche del 26-27 de septiembre de 2014 permanecieron de guardia.

Vivanco dijo: “Los expertos intentaron por todos los medios interrogar al personal del ejército que se encuentra a pocos metros de distancia donde se produjeron los hechos”.

Hasta el momento, el ejército nada ha dicho sobre la versión propalada en libros y en las tribunas mismas del Congreso mexicano de que los 43 estudiantes habrían sido asesinados por personal del ejército y de la Policía Federal, porque los muchachos descubrieron que en uno de los cinco autobuses que habían secuestrado, iba un cargamento de heroína con rumbo a Chicago. Y que era el ejército el que lo custodiaba.

No tan directo en los casos Tlatlaya e Iguala, pero ayer el Ombdusman nacional Luis Raúl González Pérez desmintió también a Beltrán, cuando dijo que la CNDH sí ha documentado abusos cometidos por personal castrense.

ESTRIBO
Rumbo al anochecer, ayer en San Lázaro, los gobernadores de Tamaulipas, Michoacán y Sinaloa, Francisco Javier García Cabeza de Vaca, Silvano Aureoles Conejo y Quirino Ordaz Coppel, se apersonaron ante la Junta de Coordinación Política de San Lázaro para posicionarse sobre la Ley de Seguridad Interior. Sin ambages, se pusieron a los flancos de las posiciones del PRI y PAN, que no son otras que otorgar un poder inusual al ejército sobre la vida social e institucional del país”
A mi entender, lo real es que disimuladamente ya estamos militarizados en abonitos hace rato…

¿Qué opinas de esa nota?

Scroll To Top