Home / Opinión / #Entérate: Lo que Astudillo vivió como humano
#Entérate: Lo que Astudillo vivió como humano

#Entérate: Lo que Astudillo vivió como humano

Médula
Por Jesús Lépez Ochoa

El gobernador electo de Guerrero lo expresó muy claramente al leer un pronunciamiento por la balacera contra un establecimiento cercano a donde cenaba con su familia en plena zona turística de Acapulco: “viví de manera directa lo que mucha gente de Guerrero ha padecido”.

De todo lo leído por Héctor Astudillo en su conferencia de prensa de este domingo, líneas que él mismo escribió según lo comentó ante los periodistas, en mi humilde opinión, es lo más importante para el futuro de la seguridad en Guerrero.

Durante 12 años los guerrerenses hemos sentido a nuestros gobiernos muy lejanos del tema de la seguridad, al que suelen tratar “de lejitos”. Cuando esta pesadilla comenzaba eran “hechos aislados”, luego algo que “pasaba en todos lados”, siempre considerado como “lamentable” pero un problema que no ha sido debidamente atendido.

No fue un ataque directo al gobernador electo. Él cenaba con su familia y algunos colaboradores cuando unos delincuentes atacaron a balazos un bar ubicado a un lado de donde él cenaba.

“Observé momentos de una gran crisis de padres que estaban con sus hijos, de personas angustiadas y temerosas”, describe con sensibilidad, inusual en un político de los que conocemos.

El incidente que cobró la vida de una persona, muerta, dicen por infarto, y en el que resultaron heridos dos de sus escoltas, involucró circunstancialmente al próximo gobernador y movió sus fibras sensibles para ver el tema de la violencia desde un ángulo que muchos políticos han ignorado, el factor humano.

Desde esa perspectiva es el llamado que hizo a la sociedad a cerrar filas contra la delincuencia, llamado al que deberían sumarse alcaldes y funcionarios de todos los niveles, pues el lamentable hecho demuestra que nadie, ni el propio gobernador, presidente municipal o secretario, están exentos de encontrarse en el lugar y hora en que puede suceder algo que en Acapulco y Guerrero pasa a menudo: actos de violencia.

Ese día, el sábado, el alcalde Evodio Velázquez Aguirre había declarado que la zona turística estaba blindada, y tal vez así los consideraban las demás autoridades porque la Gendarmería realizaba una aparatosa caravana nocturna por la ciudad con más de 40 patrullas y motos con las torretas encendidas, cuando la delincuencia ataca en plena Costera y a unos metros de donde cenaba el hombre que dirigirá el estado a partir de unos cuantos días.

Tal vez ya no sea conveniente hablar de blindajes ni presumir fuerza que está demostrado a los delincuentes les vale, sino de encaminar al estado a la reconciliación y a la paz como lo ha venido planteando Astudillo, con una visión humana.

[email protected]

¿Qué opinas de esa nota?

Scroll To Top