Home / Locales / #Entérate: La trata de personas, delito que no escandaliza, critica Julieta Fernández
#Entérate: La trata de personas, delito que no escandaliza, critica Julieta Fernández

#Entérate: La trata de personas, delito que no escandaliza, critica Julieta Fernández

La trata de personas es un delito mayor que el del narcotráfico y va en crecimiento, porque genera altísimos rendimientos económicos pero a diferencia de éste último, no escandaliza a nadie y se le ve como algo muy naturalizado, expresó la diputada federal Julieta Fernández Márquez.

En entrevista, la legisladora señaló que además no hay indicadores sobre su incidencia ni una homologación legal en todos los estados.

En Guerrero, por ejemplo, donde es alta la existencia de este delito, sólo se han emitido dos autos de formal prisión relacionados con el mismo. Presidenta de la Comisión de Trata de Personas de la Cámara de Diputados, Fernández Márquez ha conocido infinidad de casos de explotación sexual, laboral, donde, explica, la vulnerabilidad de las víctimas no necesariamente tiene que ver con su situación económica.

“Necesitamos primero visualizar que este es un delito, un crimen de lesa humanidad, que no es normal. Escuchamos rumores de lo que sucede pero es como parte del paisaje, es un asunto donde la mujer tiene un valor como mercancía. Es la esclavitud del siglo XXI”, expresa.

–¿Cuál es el panorama ante este problema? –se le pregunta.

–Antes de 2012 no había absolutamente nada en trata, y coinciden los organismos internacionales en que somos el segundo lugar como país en cuanto a la cantidad de trata de personas, obviamente no se hacía nada.

Fue en 2012, relata, cuando apenas iniciado el gobierno de Enrique Peña Nieto se creó la Ley General para Prevenir, Combatir y Erradicar la Trata de Personas, se creó la Fiscalía Especial para los Delitos de Violencia Contra las Mujeres y Trata de Personas. Sin embargo, explica, la tipificación es muy amplia, pues existen 10 tipos penales de la trata, que incluyen explotación sexual, mendicidad ajena, explotación laboral, migración en condiciones de servidumbre, entre otros.

–Se piensa que los grupos vulnerables son quienes más sufren este delito, ¿es así?

–Sí, pero la vulnerabilidad no sólo como posición económica. En todas partes del mundo, Alemania, por ejemplo, donde la prostitución está muy legalizada, en Estados Unidos, en Colombia o en México, todas coinciden: no tenían otra opción, estaban desesperadas, y fue como un grito desesperado. Hay mucha vulnerabilidad no solamente económica sino psicológica, puede ser una niña maltratada toda su infancia, con baja autoestima, y es un blanco fácil para este tipo de delincuentes que la van a enamorar, la van a seducir, le van a bajar las estrellas y es tanto el enganche emocional, que ella va a seguirlos a donde sea y hacer lo que sea por tener un poco de cariño.

“Hablan como si la trata fuera un secuestro, y puede suceder, pero normalmente es un engaño, es una manipulación, es hacer todo para que la persona entregue su dignidad y su libertad y se vuelva un esclavo”.

–¿En dónde es la mayor incidencia? ¿Guerrero dónde se sitúa?

–En las ciudades fronterizas como Tijuana y ciudades turísticas se da muchísimo, pero en todo Guerrero también se da, no sólo en Acapulco, porque hay lugares de tránsito, enganche y de destino. Tamaulipas es un lugar donde pasan las víctimas, no se quedan; Tlaxcala es un lugar de destino, porque allá las llevan, y hay lugares donde solamente transitan, como los puertos. No tenemos investigaciones acabadas en México, los datos son de organizaciones internacionales, hay una que sitúa a México en los cinco primeros lugares en explotación sexual comercial, la ONU lo sitúa en segundo lugar. En México no tenemos ningún dato, en Guerrero ha habido dos averiguaciones, en lo que va del año pasado, dos autos de formal prisión.

“El problema es también cultural, está muy estandarizado, la gente lo ve normal, hablamos de las prostitutas y pensamos que están ahí por su gusto, cuando un momento de vulnerabilidad, de desesperación las lleva hacia allá y después no pueden salir”.

Muchas veces, explicó, hay niñas de 12 años que desaparecen y el ministerio público les dice a los familiares que regresen hasta que hayan pasado 72 horas porque a lo mejor se fue con el novio, pero “¡es una niña de 12 años! Tienen la obligación de buscarla, y muchas veces los familiares no saben dónde buscar”.

Dijo que el principal problema es que si no se actúa y no se hace nada, la trata se va a duplicar en un año, “es un negocio muy rentable, muy jugoso, que no es lo mismo que la droga, que tiene muchísimos riesgos; la trata de personas se ve algo normal y cotidiano y nos hemos acostumbrado a eso y lo vemos con naturalidad, que ni siquiera tenemos el valor de irlo a denunciar, porque la gente no conoce la ley de trata y no sabe que eso es un delito, un delito grave y de lesa humanidad”.

FUENTE: lajornadaguerrero.com.mx

¿Qué opinas de esa nota?

Scroll To Top