Home / Opinión / #Entérate: La “Chaponovela” de la vida real ©.
#Entérate: La “Chaponovela” de la vida real ©.

#Entérate: La “Chaponovela” de la vida real ©.

EL TELEFONO INDISCRETO
Por Felipe Victoria Zepeda

Hasta antes de mayo de 1993 cuando se las ingeniaron para eliminar del panorama a un Cardenal incómodo que no aceptó consignas especiales de La Mitra, el Cardenal Primado Ernesto Corripio Ahumada y el Nuncio Girolamo Prigione para que la feligresía jalisciense fuera inducida desde el púlpito a pedir la extensión del periodo presidencial, apareció en la escena grande el hasta poco antes ignorado segundón en el mundillo del narco, conocido como “El Chapo”

No era uno del montón ese tal Joaquín Guzmán Loera, sino el pupilo más avanzado de Miguel Angel Félix Gallardo, Ernesto Fonseca Carrillo y los hermanos Beltrán Leyva en rivalidad con los Arellano Félix y su aliado Héctor Luis “El Güero” Palma Salazar

Rodolfo León Aragón, para esos días Director de la Policía Judicial Federal y el Procurador General de la República Jorge Carpizo McGregor, supieron que en el aeropuerto de Guadalajara habría un atentado contra ese lugarteniente segundón, pero se daba la coincidencia de que el purpurado incómodo tendría que ir a recoger al Nuncio Prigione para acompañarlo a la bendición de una mueblería

Ni mandada hacer entonces la oportunidad de aprovechar un enfrentamiento entre sicarios para que una bala perdida le atinara a Juan José Posadas Ocampo, disparada por elementos de un comando especial de gatilleros del Barrio Logan de San Diego, California.

Ya tenían quien sabe por qué, diseñado en el Nintendo todo el operativo para explicar que confundieron al alto prelado con el Chapo Guzmán porque llegó el Ministro religioso a bordo de un Grand Marquis Color blanco, al que dejarían descender y encaminarse al edifico terminal para que ahí lo alcanzara una sola bala certera…

Pero los asesinos contratados se les salieron del guión preestablecido y acribillaron de catorce disparos a quemarropa al santo varón y a su chofer, mientras el que debió haber sido la víctima se les escapaba y lo llevaron a esconder a un rancho en Chiapas, fronterizo con Guatemala

Desmadre es poco el que se armó a nivel nacional que trascendió fronteras poniendo en predicamento al entonces presidente Salinas.

Jorge Carpizo, el honesto catedrático lego en cuestiones policiacas no ataba a lo que debería hacerse, excepto aferrarse a la hipótesis fabricada de la confusión lamentable, que en el fondo sabían que no lo fue…pero echarle la culpa al narco estaba a la mano fríamente calculado; lo malo es que no había muerto el lugarteniente que debía haber sido liquidado: el Chapo Guzmán que salto súbitamente a la fama…

Un mes prácticamente buscando al “asesino” y negociaciones ultra secretas de que aún no se puede hablar, conllevaron a que la policía guatemalteca entregara al fugado Guzmán Loera en la línea divisoria con Chiapas que gobernaba el General Absalón Castellanos Domínguez

El chivo expiatorio juraba y perjuraba su inocencia, sobre todo porque el asesinado iba a ser él, pero alegaba tenazmente que le quitaron sus carísimos corceles bailarines y su residencia en Pichilingue, Puerto Marqués, del bello Acapulco

Nunca le dejaron hablar con la prensa y lo confinaron al Penal de Almoloya en el estado de México, de donde sus abogados lograron años después, ya en el zedillato, transferirlo al de Puente Grande en Jalisco

Cuentan los que dicen que saben, que cuando su paisano sinaloense Francisco Labastida Ochoa pidieron al reo su apoyo para la campaña presidencial del año 2000, su cártel del Pacífico mandó al carajo al PRI y mejor pactaron con el opositor PAN, que postularía a un ranchero dicharachero guadalupano muy cumplidor…

Ya desde noviembre de ese año y como presidente electo, quiso el señor de las botas ordenar la liberación de su apoyador financiero de campaña, pero era jurídicamente imposible cualquier indulto o desistimiento de la PGR tomando en cuenta que no tuvo que ver con la muerte del Cardenal Posadas

Pero tratos son tratos y se logró su libertad de hecho en enero del 2001, cuando montaron la escena de una fuga peliculesca en un carrito con ropa sucia…

Tras celebrar su liberación dos meses por Sinaloa y Jalisco, optó el prófugo por venirse a su adorado Acapulco, con sus primos los importantes empresarios que se codeaban con la flor y nata guerrerense; pero su mansión de Pichilingue no se la devolvieron porque ya estaba asegurada y se la darían en comodato al gobierno estatal, pero con la garantía del ejecutivo federal de que nadie lo molestaría y podría seguir en sus negocios, siempre y cuando se la llevara de “perfil bajo”, pues sería “el más buscado” para taparle el ojo al macho

Al Chapo Guzmán no le llamaba la atención el narcomenudeo corriente y violente, se impuso la paz como fuera, importando toneladas de polvitos sudamericanos y exportando las hierbitas y derivados de flores que la generosa madre naturaleza da en Guerrero para compensar la miseria ancestral de la gente de campo y las montañas; al cabo que la cortina de humo era el destrampe discotequero de Acapulco desde la famosa “golden” tan solicitada; nadie volteaba la mirada hacia los cultivos de marihuana y amapola pues no había ruido…

El Cartel del Pacífico y su división Sinaloa contentos por operar sin problemas en su feudo sureño entre Oaxaca y Michoacán, pero en mala hora cambiaron las cosas en abril del 2005,cuando el tricolor perdió el control de la entidad y se aposentó alguien muy ligado con negociantes neoleoneses y tamaulipecos de aquel viejo Cartel de Matamomoros que detonó inmobiliariamente la zona diamante, transformado al del Golfo con sus temibles y arbitrarios zetas. Comenzó la cruenta narco guerra por el territorio entre zetas y pelones y se acabó la relativa paz y el orden en Guerrero…

Pero la debacle vendría en enero del 2006, cuando el famoso “Garitazo” de la codiciada policía municipal acapulqueña no respetó tratos y montó una emboscada a sicarios de los Beltrán Leyva y su socio El Chapo Guzmán; se sentó un precedente con eco nacional y comenzaron a rodar cabezas de policías corruptos…Continuará

¿Qué opinas de esa nota?

Scroll To Top