Home / Opinión / #Entérate: Inseguridad meroliqueada…
#Entérate: Inseguridad meroliqueada…

#Entérate: Inseguridad meroliqueada…

EL TELEFONO INDISCRETO
Por Felipe Victoria Zepeda
Calculé que no faltaría algún funcionario al que no le gustara haber dicho en programas de la radio y Televisión de paga, que quienes hoy en día están involucrados en tareas de seguridad pública, se me imaginan como merolicos de cuello blanco…

Por “merolico” se entiende la persona que vende medicamentos y baratijas en las plazas públicas anunciándolas con una retahíla de promesas, relatos de curaciones

Creo que nadie se ha salvado de toparse con alguno de esos muy hábiles vendedores que hablan como tarabilla, entretienen de algún modo a la gente y engañan incautos motivándolos a comprar supuestos remedios mágicos para todo mal

Dicen que Acapulco está clasificado entre las ciudades mexicanas “más enfermas” de inseguridad…en lo estrictamente personal no lo creo, sino lo que pasa es que desde hace tiempo no han sabido dar explicaciones convincentes a la gente de parte de las autoridades de los tres niveles de gobierno

Hablar sin sentido ni razón de materias y oficios que desconocen y nunca han ejercido, es el equivocado paliativo que pretenden administrarle a la gente espantada y angustiada, que no tiene más remedio que aplaudirles, porque la llevaron de acarreada y de relleno a ciertos eventos imperiales…

Los “prohombres” autoerigidos como semidioses infalibles concursan en oratoria para envidia de Cantinflas sin aun viviera, pues a esos sí de plano que no se les entiende nada a final de cuentas y con el Mimo aunque sea se reía de buena gana

Claro, ese es uno de los síntomas que precisamente acusa la enfermedad de la inseguridad

La gravedad supuestamente real la reflejan las estadísticas de incidencias criminales convenientemente maquilladas a modo de no generar pánico en la población, pero sucede que todos saben de algo malo sucedido a personas muy cercanas o por casualidad les tocó mirar desgracias en las calles

Ni echarle la culpa a los medios de prensa impresa pues cada día es menor su circulación, peor la radio y la TV bien que informan aunque con ciertas restricciones tendencias.

Lo doloroso hoy en día está en las llamadas redes sociales del Internet, donde el libertinaje es una característica aplastante, algunos cibernautas con falsas identidades suben datos de acontecimientos que no siempre son ciertos, o que fueron magnificados y tergiversados y por ende contribuyen a sicosis colectivas.

Pero aclaremos eso de “merolicos” y de donde se originó la chistosa y significativa palabrita

Hallé algo sobre el libro “Vida y milagros del Dr. Merolico” en una nota escrita por Don Guillermo Murillo-Godínez, que dice así:

“Entre las décadas de 1860 y 1880 hizo su aparición en México un supuesto médico que más tarde sería conocido como Dr. Merolico. Famoso por sus “milagros” para sanar a la gente que acudía a verlo, su apellido quedaría asociado -con justa razón- a aquellos charlatanes que ofrecen la cura de todas las enfermedades habidas y por haber. Más tarde desaparecería sin dejar rastro y su existencia quedó envuelta en el misterio”

“Rafael (o Raphael Juan, o Juan Rafael, o Jan François) de Meraulyock (o Meroil Yock, o van Merlyck, o Merolyck), fue un judío polaco (o suizo o francés, según otros) que llegó a Veracruz en un barco con bandera francesa, procedente de Sudamérica, entre 1864 y 1879. Se sabe que el 29 de febrero de este último año presentó en la Escuela de Medicina el examen para recibir el título de cirujano dentista y después ejerció su “profesión” en las ciudades de Puebla (aquí, disfrazado de turco, contaba fantásticas historias del Santo Sepulcro; ganó una fortuna vendiendo reliquias de los santos lugares), y de México (pernoctaba en el hotel Iturbide, ubicado en la calle de San Francisco, hoy Madero).

Era “de extraña y agitada melena rubia, largos mostachos y espesa barba que le caía sobre el pecho”, tenía un ojo de vidrio y solía colgarse numerosas medallas. Afirmaba ser un ilustre médico, un diestro dentista y poseer fármacos infalibles para todas las enfermedades conocidas y por conocer. Vestía una larga túnica “entre griega y oriental”, viajaba en soberbia carroza con acompañamiento de música y distribuía carteles de propaganda (volantes) por las calles, diariamente, entre las 10 y 11 horas.

Su popularidad propició la aparición de un periódico, la presentación de un sainete en el Teatro Principal y la publicación de unas Memorias de Merolico. Páginas arrancadas a la historia de su vida (México, Tip. Literaria de Filomeno Mata, 1880), firmadas con el seudónimo XYZ y atribuidas a José Negrete (1855-1883), abogado, novelista y periodista mexicano de origen belga”

“Entre los “milagros” de Meraulyock se encontraban sus trabajos de cirugía “clásica” u “ordinaria”. El periódico El Correo del Lunes del 12 de enero de 1880 (y también El Monitor Republicano, en ese mismo mes), publicó diversos anuncios del “doctor Merolyco”.

En el mismo Correo del Lunes, el “doctor” avisaba: “Al respetable público por bien de su interés, no deje huir la buena ocasión y oportunidad que hoy se le ofrece, porque tal vez más tarde se arrepentirá inútilmente y cuando no haya remedio”.

Esta publicación es un fragmento del artículo “Vida y milagros del Dr. Merolico” del autor Guillermo Murillo-Godínez y se publicó íntegramente en Relatos e Historias en México, núm. 70.

¿Cuántos merolicos pululan por las plazas públicas de todo México estafando incautos con la venta de tónicos, pastillas,cremitas o polvitos que dicen que curan casi todo como por arte de magia?

Lo raro es que venden bastante y se los pagan bien, hasta les alcanza para dar mordida a inspectores y policías para que no los retiren del lugar ni les confisquen sus mercancías; abunda la gente con malestares distintos y los hipocondriacos que por la autosugestión se curan con los remedios comprados a merolicos…¿de quién es la culpa principal entonces?

Pero vamos a lo serio…a cada rato sabemos de grandiosos eventos con funcionarios públicos que echan sus rollos respecto a faraónicos planes de solución a la inseguridad pública, pero nunca vemos resultados ni sentimos el menor alivio

One comment

  1. Ana Mercedes Dávila Zambrano

    ESTÁ DESVIRTUADO EL NOMBRE DE SEGURIDAD PÚBLICA POR LOS SERVIDORES PÚBLICOS CONTRATADOS PARA ESTE PROPÓSITO, PORQUE TAL PARECE QUE ESTÁN AL SERVICIO DE ALGUNO O ALGUNOS POLÍTICOS Y QUIENES LES PAGAN ES EL PUEBLO DE MÉXICO CON LOS IMPUESTOS DE COBRA EL GOBIERNO. ESTÁN PARA PROTEGER Y SALVAGUARDAR A LA CIUDADANÍA, VERGONZOSAMENTE SE HA VISTO EN LA HISTORIA QUE SON MERCENARIOS SIN ESCRÚPULOS NI EDUCACIÓN, NI CONCIENCIA UTILIZADOS COMO CALDO DE CULTIVO PARA EL BENEFICIO DE UNOS CUANTOS EN EL PODER. OJALÁ LLEGUE A ELLOS EL TEMOR DE DIOS Y TENGAN VALOR PARA REBELARSE YB PONER EN SU LUGAR A LOS ABUSIVOS QUE ATENTAN CONTRA EL PUEBLO INDEFENSO.

¿Qué opinas de esa nota?

Scroll To Top