Home / Opinión / #Entérate: Informes de gobierno ¿a quién rinden cuentas?
#Entérate: Informes de gobierno ¿a quién rinden cuentas?

#Entérate: Informes de gobierno ¿a quién rinden cuentas?

Médula
Por Jesús Lépez Ochoa

Los informes de gobierno son meros actos propagandísticos de simulación democrática en los que la rendición de cuentas es sepultada por las matracas y porras de los acarreados, la información que realmente importa es escondida entre un exagerado listado de aparentes logros en voluminosas pero bien empastadas publicaciones que seguramente pocos leerán.

No me referiré al informe de ningún gobernante en particular, ya que difícilmente habría algo que lo diferenciara de los demás.

Millones de pesos gastados en promoción. El besamanos, el culto a la personalidad, la torta, el refresco, la movilización en transporte público pagado con el erario desde la colonia o el barrio hasta el lugar del evento donde la clase política ocupa las primeras filas.

Las sillas de atrás se llenan con empleados, militantes del partido que gobierna y beneficiarios de los programas asistenciales.

El pueblo, ese conjunto de personas que integran una nación, un estado, un municipio, excepto esa mínima fracción que acude acarreada o por compromiso laboral, permanece indiferente.

Lo único que ha cambiado es que en las redes sociales la propaganda oficial se enfrenta con una crítica constante, pero cuya legitimidad es enrarecida por operadores de grupos políticos e incluso falsos perfiles que escriben comentarios a favor o en contra según su preferencia política en una voraz disputa por orientar la opinión de acuerdo a los intereses particulares de X o Y personaje.

Algunos usuarios exponen puntos de vista interesantes sobre la problemática política, social o económica, pero sin haber leído el informe, ya que la única información disponible para ellos son los spots oficiales y no los contenidos completos.

Otros, generalmente perfiles falsos o podríamos llamarlos, de partido, simplemente descalifican al que crítica o al que defiende haciendo uso de adjetivos, insultos y hasta mentadas de madre.

Sí, hay debate, pero en incontables casos desinformado, o confundido por una guerra de acusaciones y falacias que van desde matar al mensajero hasta envenenar el pozo a los críticos del gobierno, o al revés, a sus defensores.

Pero ¿realmente podemos decir que el gobernante rindió cuentas a sus gobernados? Por ley, el informe se entrega a los diputados o a los regidores, en virtud de que en el sistema político son considerados los representantes de los ciudadanos.

Sin embargo eso no deja de ser una rendición de cuentas horizontal, entre poderes de gobierno, entre clase política, y que no baja al pueblo. No es vertical.

Llevar el informe a las colonias o distritos electorales tampoco le da una verticalidad objetiva a la rendición de cuentas, ya que no deja de hacerse en un espacio con acceso controlado por operadores políticos.

Lo que a mi parecer más dificulta la rendición de cuentas y favorece la opacidad en los gobiernos, es la apatía ciudadana. ¿Es generada por el desencanto hacia la política? Sí. Pero ¿a quién conviene el desinterés ciudadano? ¿A quiénes les favorece?

Efectivamente, esa clase gobernante a la que criticamos, de la que nos quejamos, pero a la que jamás exigimos cuentas, es la beneficiaria de nuestra apatía, por eso, no hará nunca nada por interesarnos en política, salvo en periodos electorales.

Lo ideal es que el texto íntegro de los informes se difundiera con una semana de anticipación en los medios masivos de comunicación, y que los ciudadanos nos interesemos en leerlos, analizarlos, y procesar conclusiones informadas que nos permitan realmente evaluar a un gobierno, en su justa dimensión.

[email protected]

¿Qué opinas de esa nota?

Scroll To Top