Home / Cultura / #Entérate: FIL Guadalajara: la poesía del siglo de oro en el Caribe
#Entérate: FIL Guadalajara: la poesía del siglo de oro en el Caribe

#Entérate: FIL Guadalajara: la poesía del siglo de oro en el Caribe

El historiador Antonio García de León asevera: “Sor Juana es la primera autora de guaguancó en la historia: tumbalalele, tumbalalala, tumbalelé / que donde Pilico esclava no quede. Y me imagino a Cervantes cantando una zarabanda: tengue que tengue zumba azumba mucumbé, con Los Muñequitos de Matanzas haciéndole el coro”.

Ese aserto sucedió la noche del jueves en el Salón Antonio Alatorre, dentro de la Trigésima Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL), durante la presentación de El mar de los deseos. El Caribe afroandaluz, historia y contrapunto (Fondo de Cultura Económica), el nuevo libro de García de León, quien fue recientemente distinguido con el galardón Clarence H. Haring, valorado como “el Premio Nobel de los historiadores”.

La poesía del siglo de oro anidó en las aguas del Caribe durante el Renacimiento: “décimas espinelas, cuartetas octosílabas, romances, octavas reales, seguidillas y villancicos hexasílabos. Hay una constante recreación que preservó las formas del pasado y que se afirma notoriamente en los cantos responsoriales que van de las músicas de capilla y de los villancicos indianos, a los guaguancós afrocubanos, en donde secuencias rítmicas de claro origen africano se combinan con formas poéticas que provienen de la rima de la lengua castellana”.

Lo que este libro muestra, dijo su autor, “es que la expresión ritualizada de la música, el canto y la danza están allí, creando los efectos de un reflejo que atraviesa los siglos, los de una transición que va de la Europa medieval a la colonización de las islas y la Tierra Firme, de la España mozárabe a la América colonial melodizada por los esclavos mandinga en los horizontes del Renacimiento y la evangelización musical de los indios, de los mundos que desembocan en el Barroco exuberante a la música de los puertos y las tierras interiores, de los tambores de las plantaciones a las nostalgias marineras en alta mar”.

En su turno, el doctor Ricardo Pérez Montfort realizó una deslumbrante reseña del libro entero, para culminar con tres décimas que a la letra dicen: “Ay Toño García de León / Quién te manda a ser doctor/ del Caribe y ser señor / de su historia y su región./ Digo con gran emoción / sin parar en devaneos, / navegando entre mareos / entre canto, verso y rito/ eres grande… y ya está escrito/ en tu Mar de los deseos./ Ese mar que entre recreos / de papaya y matae´coco/ es la marea del barroco/ que en mulatos contoneos / vas mostrando poco a poco/ lo que sabes tanto y tanto. / Caribeño contracanto/ como maestro y amigo/ nos llevas a estar contigo/ en el cerro del Encanto. / En el cerro del Encanto/ un gallo cantó de noche, / con alegría y derroche / para alejarnos del llanto… / creo que así decía tu canto / hace muchos años de ello/ Este libro trae tu sello/ y sólo hay que agradecerte / y otra vez reconocerte / en tu caribeño destello”.

En su turno, Pablo Espinosa, jefe de la sección Cultura de La Jornada, destacó el rigor metodológico de este libro. Tecnicismos como “índice de retención”, “comercio inmaterial”, “variables dialectales”, “isoglosas e isomusas” y los “papiamientos musicales”, se ventilan “en acompasado diapasón en la forma sonata que adquiere este libro: tres movimientos y ocho apartados”.

Su lectura, valoró Espinosa, “nos mantiene en el vaivén propio de la marea, en los pleamares y los bajamares. Vemos, por ejemplo, el Nacimiento de Venus de Botticellicobrar vida, pero en lugar de esa rubia vaporosa y desnuda emergiendo de las aguas sobre una concha marina, vemos a una mulata que mueve las amplísimas caderas mientras el mundo entero se estremece mientras nos sentimos mecidos por el viento en una hamaca y nuestra epidermis sudorosa es atacada por mosquitos y danzan por ahí Vivaldi, Scarlatti y Handel, escapados de la novela Concierto Barroco de Alejo Carpentier. He aquí un libro gozoso, un mar de descubrimientos, una invitación a mojarnos en las aguas erotizadas de nuestra historia”.

FUENTE: http://lajornadasanluis.com.mx/ultimas-publicaciones/fil-guadalajara-la-poesia-del-siglo-oro-caribe/

¿Qué opinas de esa nota?

Scroll To Top