Home / Deportes / #Entérate: Dempsey no es el adecuado para conducir el ataque de EE.UU.
#Entérate: Dempsey no es el adecuado para conducir el ataque de EE.UU.

#Entérate: Dempsey no es el adecuado para conducir el ataque de EE.UU.

Un rápido vistazo a la línea de estadísticas de Clint Dempsey en la derrota de la selección nacional de Estados Unidos, por marcador de 2-0 ante Colombia el viernes por la noche, parecería indicar que él no fue un problema. Acumuló siete tiros, incluyendo una cabezazo claro en la línea y un tiro libre directo que obligó al arquero colombiano David Ospina a hacer una excelente atajada.

El equipo en su conjunto completó sólo 12 disparos, y el tiro libre de Dempsey fue el único que dio en el blanco. ¿Cómo podría Dempsey ser un problema si era, en efecto, el único jugador que logró producir algo parecido en el ataque?

Sin embargo, el desempeño de Dempsey del viernes lució muy diferente al de la típica perspectiva táctica, mientras era capaz de conseguir su propio disparo con aparente facilidad, lo hizo muy pocas veces, ya fuera atacando o defendiendo. Aquí un vistazo, tanto dentro como fuera de los números, sobre el rendimiento de Dempsey contra Colombia, y por qué se necesita un cambio al frente de la selección nacional de Estados Unidos.

El dilema Dempsey

Superficialmente, los números en cuanto a los pases de Dempsey contra Colombia se ven bien: 22 de 25 es una proporción de cumplimiento admirable para un delantero. Pero una revisión por debajo del tope muestra un alto porcentaje en la terminación de las jugadas con una total falta de acoplamiento con sus compañeros al ataque. Dempsey completó un gran total de dos pases con Gyasi Zardes y Bobby Wood, los atacantes que lo escoltan. Del mismo modo, recibió sólo dos pases de Zardes y otro de Wood.

Dempsey como centro delantero significa que Wood en particular es forzado a jugar fuera de posición por el lado izquierdo como una especie de híbrido extremo-delantero, una función en la que es terriblemente inadecuado. Wood es un goleador tradicional que se puede encontrar y que cuando se despliega por el sector de la izquierda, cualquier habilidad que tenga para influir en el juego se pierde. Tuvo un gran total de nueve toques de pelota en el tercer tercio de ataque del terreno de juego el viernes, y ninguna en el área de penalti al ataque. No fue capaz de venir por la banda para generar espacios que le permitieran disparar y falló al servir otros. En todo el tiempo que estuvo en el campo recibió un gran total de cuatro pases en el tercer tercio del campo con relación al ataque.

Esta es la experiencia de Clint Dempsey, y no es nada nuevo. La mayor fortaleza de Dempsey, parafraseando un poco al ex entrenador de la selección nacional de Estados Unidos y actual técnico del LA Galaxy, Bruce Arena, es que Dempsey “trata de hacer cosas”. Se baja de manera audaz 35 yardas, se retuerce entre dos defensores en el área cuando parece que su ángulo de gol se ha cortado y mágicamente crea una fracción de segundo extra para llevar un toque y marcar un gol. La mayor parte de la carrera de Dempsey, ese conjunto de habilidades ha sido una ventaja inequívoca para la selección nacional de los Estados Unidos. Cuando el objetivo del equipo era permanecer compactos y defender, mientras que la capacidad de Dempsey para la fabricación de un ataque de la nada era necesaria. Era eso o nada. O bien, cuando Dempsey era lo suficientemente joven para ser desplegado como mediocampista, lo que significaba que podía aparecer como un extra, un jugador complementario aprovechando el espacio creado para los que van delante de él.

Sin embargo, la selección nacional de Estado Unidos ya no es un equipo de contraataque. Para bien o para mal, Jurgen Klinsmann se ha comprometido a jugar el futbol de la posesión del balón. Como hace esto para que sea una cuestión que siga abierta, y sin duda en los últimos dos años, el equipo ha fallado más que el éxito que debería tener –implementando — un plan de juego. Pero en teoría un equipo que predica sobre la posesión creando ocasiones por la inclinación del terreno a su favor está más necesitado de jugadores que trabajen en combinación con otros y una menor necesidad de un jugador cuya especialidad sea la creación de un momento individual que le permita brillar por sí mismo.

Y de hecho, los primeros resultados sobre este particular sello de la selección nacional de los Estados Unidos son los grandes pasos que se han dado en la posesión del balón en una gran parte del juego. Contra Colombia, el equipo fue consistentemente capaz de sacar a relucir una línea defensiva alta como resultado de la posesión, la cual permitió que los defensas DeAndre Yedlin y Fabian Johnson, acaparan consistentemente la mitad del campo de Colombia cuando Estados Unidos tenía la pelota. Combinar eso con un medio campo que tenía dos pasadores aptos en Alejandro Bedoya y MIchael Bradley (y convenientemente ignorando a un Bradley que tuvo un viernes terrible), y tienes la plataforma para un ataque que genera oportunidades utilizando la posesión para pasar el balón a través de la posesión. Los defensas proporcionan amplitud, los medios ponen la mesa y los tres atacantes posicionan un estrecho margen para combinarse rápidamente y sobrecargar el centro de la defensa rival. Pero atacando con un trío con Dempsey escoltado por Wood y Zardes, parece poco probable que suceda. No es por que Dempsey no lo haga, y consecuentemente deja fuera a Zardes y Wood.

FUENTE: espndeportes.com

¿Qué opinas de esa nota?

Scroll To Top