Home / Locales / #Entérate: Demandan sacar ya a los militares de las calles
#Entérate: Demandan sacar ya a los militares de las calles

#Entérate: Demandan sacar ya a los militares de las calles

El Ejército no debe estar en la calles, concluyeron víctimas de agresiones, muertes y desapariciones consumadas por soldados, durante el foro Derechos Humanos y Seguridad: Una Falsa Dicotomía.

Esta mañana en un auditorio de la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro) se llevó a cabo el foro donde participaron familiares de víctimas y, los mismas perjudicados por militares en diferentes momentos de la historia de Guerrero. También estuvieron representantes de organismos de defensa de los derechos humanos, de la Comisión Estatal de Derechos Humanos y el representante adjunto de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Jesús Peña Palacios.

El tema principal fue la propuesta que se encuentra en el Senado de la República de la ley de Seguridad Interior.

En la mesa 1: Testimonios de las víctimas: ¡Nunca más!, Tita Radilla Martínez, hija de Rosendo Radilla Pacheco, la única desaparición forzada que ha reconocido el Estado mexicano, dijo que desde los tiempos de la guerra sucia, en los años 70, los gobiernos han obligado a los guerrerenses a vivir entre militares. El 25 de agosto de 1975 en un reten militar en el municipio de Atoyac, fue detenido por soldados Rosendo Radilla. De acuerdo con diversas investigaciones, fue visto por última vez en un cuartel militar. Por esos años, el profesor Lucio Cabañas Barrientos encabezaba un movimiento de insurgencia, por lo cual el Ejército tomó gran parte de la Sierra de ese lugar para atacar a la guerrilla. En ese tiempo se han documentado más de 600 desapariciones forzadas. En noviembre de 2011, el Estado pidió perdón a los familiares de Rosendo Padilla y reconoció su responsabilidad por las violaciones cometidas.

En esa misma mesa estuvieron José Rubio Villegas, hermano de Bonfilio, quien murió en un retén militar en Huamuxtitlán, el 20 de junio de 2009 después que soldados le dispararon al autobús donde pretendía viajar a la Ciudad de México. También estuvo la indígena me´phaa, Valentina Rosendo Cantú, quien fue violada por militares el 16 de enero de 2002 en la orilla de un río en su pueblo Caxitepec, municipio de Acatepec, en La Montaña alta de Guerrero. En ese momento Valentina tenía 17 años de edad y no hablaba ninguna palabra en español.

Además participó Bernardino García, un de los sobrevivientes de la masacre de El Charco, en el municipio de Ayutla; los militares dispararon a campesinos que se encontraban reunidos en una escuela y donde murieron 11 personas.

Todos ellos saben de la letalidad del Ejército, por esos, coincidieron en que los militares deben regresar a los cuarteles.

FUENTE: lajornadaguerrero.com.mx

¿Qué opinas de esa nota?

Scroll To Top