Home / Opinión / #Entérate: Control interno, ¿ imposible a policías municipales?
#Entérate: Control interno, ¿ imposible a policías municipales?

#Entérate: Control interno, ¿ imposible a policías municipales?

EL TELEFONO INDISCRETO
Por Felipe Victoria Zepeda
Saber que al Gobernador Héctor Astudillo le ocupa y preocupa la Ética y transparencia en el desempeño de la burocracia resulta alentador, sin echar las campanas al vuelo…

Por supuesto que en el evento de este lunes no van a descubrir el agua tibia ni a reinventar el hilo negro, pues las leyes de responsabilidades de los servidores públicos se pusieron en boga hace poco más de tres décadas en México, pero en Guerrero la estatal quedó en calidad de asignatura pendiente

Por negligencia, miedo o complicidad siempre encontraron pretextos para no aplicarla, pero a principios del año pasado hasta abrogaron la anterior y “estrenaron” la Ley 695, pero tan solo con saber que estuvo en manos del académico Rogelio Ortega Martínez obliga a que el Congreso la revise y actualice de nueva cuenta

Las cosas cambiaron para mal tan rápido, que sí es necesarísimo actualizar las reglas que norman el desempeño de la burocracia en la administración pública estatal y municipales a través de Contralorías…

En General las áreas principales en esas especializadas oficinas fueron de auditoría, control de normatividad operativa, además denuncias y responsabilidades; lo más parecido posible a las temibles oficinas de “asuntos internos” de las corporaciones policiacas norteamericanas en que se combate la corrupción de sus elementos. En México se aplicaban correctivos disciplinarios o hasta se les ponía a disposición del Ministerio Público para lo conducente

En la época dorada de la corrupción policiaca con El Negro Durazo, funcionaba una Dirección de Inspección General, a donde llevaban detenidos diario un promedio de cien policías preventivos y de tránsito, a los que aparentemente arrestaban pero después de que el jefazo los mirara de lejitos, desde el piso superior de Tlaxcoaque, los “desfanaban” por módica cuota…

En vez de permanecer “oficialmente” dentro de sus cuarteles castigados, andaban totalmente libres: algunos descansando y otros atracando en patrullas clonadas y con los gafetes y placas de número cambiadas para que no los pudieran identificar si había queja o denuncia de las víctimas

En Inspección General se cocinaban toda clase de trafiques y arreglos entre policías malandrines y las víctimas que se atrevían a denunciarlos, rara vez llegaban a la Procuraduría de Justicia

Con el presidente Miguel de Lamadrid llegó de jefazo policiaco el General de División Ramón Mota Sánchez y cuando se fundó la Contraloría de la Regencia del DF con Adrián Mora y la Interna de Protección y Vialidad con Luis Alberto Pérez Martínez y Celis a cargo, comenzó la aplicación estricta de la Ley de Responsabilidades a los guardianes del orden…

Se captaban aproximadamente cuatro mil quejas y denuncias mensualmente, pero se acabó el “negocito” del desafane a los tres mil arrestados virtuales en las listas de “fatiga”; se las comenzaron a hacer efectiva y según la gravedad de la falta los arrestaban de 5 a quince días en sus cuarteles, apandados con granaderos en Balbuena o enviados a fajinas en las caballerizas de la Policía Montada…

Eso los “afortunados” que no eran detenidos e inmediatamente puestos a disposición del Ministerio Público, para que conocieran por dentro los reclusorios antes que la Comisión de Honor y Justicia determinara su posterior cese o la baja…

La Contraloría Interna tuvo un equipo itinerante de supervisión a los uniformados en las calles para pescarlos infraganti extorsionando ciudadanos o conductores; se pasaba lista de los arrestados en los cuarteles y se practicaban visitas sorpresivas de auditoria operativa en los cuarteles, para catear revisando lo que los policías guardaban en sus lockers y lo peor: se cotejaba la identidad de los uniformados respecto al número de placa y gafete que portaban, así como la autenticidad de la patrulla, para que no trabajaran en unidades mañosamente intercambiadas

Los émulos de Elliot Nes de la Contraloría eran “águilas” de día y de noche “Espartas”, la pesadilla de los policías defeños corruptos con los Generales Ramón Mota Sánchez y José Domingo Ramírez Garrido Abreu…

Cuando en el sexenio de Carlos Salinas tuvo que dejar el mando policiaco Javier García Paniagua por instancias del PRD, el control interno se relajó con el viejo motociclista ambicioso Santiago Tapia Aceves, que terminaría en la cárcel en 1994

México es una maravilla de leyes para todo, el problema es que se quedan ahí escritas y pocas veces las aplican como se debiera, extrañamente a cada rato se les ocurre reformarlas pero nunca cumplirlas cabalmente…

En veintidós años que llevo radicando en Guerrero, a ningún alcalde le simpatizó la idea de poner a funcionar una contraloría interna en la policía municipal del puerto; para sus miedos o intereses oscuros bastaba con el mamotreto de papel de la Junta de Honor, en manos de regidores negligentes para negocio de abogados defensores de policías y hasta los expedientes le perdieron a Napoleón Astudillo

Esa es una de las razones evidentes del envilecimiento de la Policía municipal acapulqueña, que detestan en Bucareli y todo apunta que no falta mucho para que impongan el mando único estatal y así el ocurrente Evodio Velázquez Aguirre duerma un poco más tranquilo, libre de presiones de las mañas por imponerle comandantes policiacos a modo…

Ya veremos hasta donde alcanza el Plan estatal por la ética, transparencia y combate a la corrupción…

telefono-indiscreto

-¡Riiing…salinsliiim!
-Comadre Proculina, ¿crees que por fin instalen oficinas de asuntos internos o contralorías en las policías municipales?
– Tal vez no porque ya viene la imposición del mando único policial a nivel nacional y por cada estado; mejor se habrán de esperar
-¿Por eso andan ahorita los gendarmitos locales desatados y ni quien te pele si vas a quejarte o denunciar malos elementos, viales sobre todo?
-¡Shhh…cábrate cayona Torturina!, ¿no escuchaste que los tres niveles estaban contentísimos por el éxito de los operativos conjuntos en semana santa y que hasta rebasaron las expectativas?
-Sí claro, cuarenta asesinados no se habían visto antes en esa temporada santa…
-Aaarajo manita, antes por lo menos respetaban las mañas la zona turística blindada en la Costera y las Playas…

¿Qué opinas de esa nota?

Scroll To Top