Home / Internacionales / #Entérate: Combates dejan zona de Ucrania sin luz ni calefacción
#Entérate: Combates dejan zona de Ucrania sin luz ni calefacción

#Entérate: Combates dejan zona de Ucrania sin luz ni calefacción

El conflicto irresuelto del este de Ucrania, ahora con epicentro en la zona colindante con la ciudad de Donietsk –baluarte de quienes no reconocen la autoridad del gobierno en Kiev y abogan por separarse–, volvió a ocupar las primeras líneas de los noticiarios locales, después de tres días de intensos combates que mantienen a los 25 mil habitantes de la localidad de Avdeyevka en una situación dramática: sin luz, sin agua y sin calefacción, con pronóstico de temperaturas cercanas a los 20 grados bajo cero.

Unos y otros se responsabilizan de haber comenzado esta nueva ronda de absurdo enfrentamiento fratricida, el cual –tras ya un largo lapso, prácticamente desde 2015 cuando se produjo el choque frontal en Devaltsevo, se mantuvo en estado latente con frecuentes emboscadas y balaceras una vez que los acuerdos de Minsk establecieron la línea de separación de las partes beligerantes–, devino escenario de combates y bombardeos que han dejado, en escasos días, decenas de muertos por ambos lados.

Por su ubicación, Avdeyevka tiene un inigualable valor estratégico para tomar o defender Donietsk, según quiera verse, pero resulta difícil saber cual de todas la fuerzas involucradas en el conflicto, mediante el deterioro drástico de la situación, está tratando de poner en entredicho la posibilidad de alcanzar un arreglo político en Ucrania.

En cambio, no parece fortuito que el derramamiento de sangre se produzca justo cuando el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sopesa emitir la enésima orden ejecutiva, ahora respecto a una controversia que, junto con la anexión de Crimea, sirve de justificación para las sanciones contra Rusia.

Los impulsores del separatismo en Ucrania aseguran que el gobierno de Petro Poroshenko –ante la imposibilidad de encontrar en la Rada (Parlamento) el consenso necesario para avanzar en la aplicación de lo pactado en Minsk y el riesgo de que Trump abandone la política de abierto apoyo que le brindaba Washington en tiempos de su antecesor, Barack Obama–, decidió despejar el camino para acometer el asalto final sobre Donietsk y poner a sus rivales, de cara a unas nuevas negociaciones, en una posición de máxima debilidad.

El gobierno de Kiev, al solicitar con urgencia la intervención del Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas, sostiene que la finalidad es exactamente la contraria y atribuye a los separatistas el inicio de las hostilidades con el uso de artillería pesada y tanques, los cuales buscarían exhibir al ejército ucranio, que no dudó en responder con igual armamento prohibido por los entendimientos de Minsk, como parte no interesada en alcanzar un acuerdo de paz.

Y para acabar de enredar las cosas hay quien sostiene que los combates nunca se hubieran reanudado sin la participación encubierta de militares rusos, acusación ésta –como en otras ocasiones– desmentida de modo puntual por el Kremlin, aunque a veces tiempo más tarde llega a admitir que sí jugaron un papel decisivo las tropas especiales rusas, como por poner un ejemplo reconoció, tras meses de negarlo, el presidente Vladimir Putin en el caso de los soldados enviados a Crimea con la finalidad de garantizar que pudiera llevarse a cabo el referendo de independencia.

En este caso, sin embargo, de poder demostrarse la injerencia militar rusa –en misión regular, de manera “voluntaria” o a título personal en una suerte de vacaciones–, los observadores coinciden en que Moscú perdería mucho más de lo que pudiera ganar en el campo de batalla, pues desde la óptica europea sería motivo para nuevas sanciones en su contra y para restar argumentos a la actitud más tolerante de Trump frente a una guerra fratricida que, desde su punto de mira, en nada beneficia a Estados Unidos.

Por eso, no se descarta que esta nueva ola de violencia y masacre innecesarias, en que la principal víctima vuelve a ser la población civil, haya sido provocada por grupos autónomos que actúan al margen de la política oficial de Kiev y Moscú: en medio del caos cualquiera puede encender la mecha de un conflicto cuya solución, apenas esbozada, descansa encima de un auténtico barril de pólvora.

FUENTE: http://lajornadasanluis.com.mx/ultimas-publicaciones/combates-dejan-zona-ucrania-sin-luz-calefaccion/

¿Qué opinas de esa nota?

Scroll To Top