Home / Locales / #Entérate: En Aguas Blancas, la tensión social marca el acto por la matanza
#Entérate: En Aguas Blancas, la tensión social marca el acto por la matanza

#Entérate: En Aguas Blancas, la tensión social marca el acto por la matanza

El asesinato hace 21 años de 17 campesinos en el vado de esta comunidad, donde corre un arroyo de aguas cristalinas, congregó en esta ocasión a todas las batallas: la presentación de los 43 normalistas de Ayotzinapa; los entre 13 y 14 ciudadanos asesinados por la Policía Federal en Nochixtlán, Oaxaca; castigo para los asesinatos de luchadores sociales, que en un solo año del aguirrismo fueron 13; castigo en las muertes de los profesores Claudio Castillo Peña, en Acapulco, y Antonio Vivar Díaz, en Tlapa, durante confrontaciones violentas de la policía hacia movilizaciones magisteriales; libertad a todos los presos políticos. Todas la batallas, todos los nombres.

Y, en el discurso, un llamamiento ineludible, casi desesperado, a la unidad de todas las organizaciones ante lo que todos coincidían en llamar “la brutal represión” que se está aplicando desde el poder.

Fue, a los 21 años de la masacre, lo más característico de la marcha que, por otra parte, no pudo ocultar el fantasma de la división interna en la organización campesina, pues primero hicieron su mitin los de la OCSS de Coyuca de Benítez, que lideraba Benigno Guzmán Martínez y hoy lidera Óscar Guzmán, y después los de la OCSS de Atoyac, dirigida por la familia Mesino Mesino.

Los primeros hicieron un mitin en el monumento a las víctimas, en el vado de Aguas Blancas, y los segundos una marcha desde el poblado, que llevó al frente a los familiares de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos en Iguala, y contó con la asistencia de la Ceteg, de la CNTE, el Cecop, la APPG, el Frente Popular Francisco Villa, el Colectivo de Organizaciones Solidarias, la Afadem, la Limeddh, el colectivo de mujeres Raíz Zubia, las prepas populares, entre otras.

La suma de todas las batallas y de todas las consignas se vio en esta marcha. “¡Ayotzi vive!”, el grito combativo de los desaparecidos de Ayotzinapa compartió espacios con la exigencia de castigo para los perpetradores de la matanza de Aguas Blancas, en particular el ex gobernador Rubén Figueroa Alcocer, y con la exigencia de justicia para las mujeres violadas y asesinadas cuyo número aumenta durante el actual gobierno, planteada por la representante de la Liga Mexicana de Defensa de los Derechos Humanos (Limeddh), Elsa Arista González.

Todos los nombres: Rocío Mesino, Ángel Mesino, Luis Olivares, Raymundo Velázquez, Arturo Hernández Cardona, Antonio Vivar Díaz, Claudio Castillo, los de cada uno de los 17 asesinados en Aguas Blancas, son nombrados mientras el público contesta: “¡presente!”

Ya en el mitin, Tita Radilla, que encabeza y visibiliza la lucha por los desaparecidos durante la guerra sucia, convocó a crear un frente común de todas las organizaciones porque “estamos en una etapa grave” en que la represión es una constante del gobierno en todo el país. Dijo que es necesaria la unidad para revertir las reformas estructurales, para encontrar a los desaparecidos y para castigar a los responsables de los asesinatos de luchadores sociales.

Norma Mesino Mesino, dirigente de la OCSS, advirtió: “no hay cabida a la división. Hoy es el momento que nos llama la Nación para defender los derechos humanos en todo el estado y unir fuerzas entre todos”.

“El gobierno –dice a su vez en el micrófono Clemencia Guevara Tejedor, del Frente de Defensa Popular– quiere imponernos las reformas con sangre y bayonetas. Por eso no tenemos que bajar la guardia y debemos mantener la unidad para protegernos”.

La caminata debió haber durado unos 20 minutos o media hora desde el pueblo de Aguas Blancas hasta el vado. Los dos grupos de la OCSS se encontraron sin contratiempos y por algún momento intercambiaron volantes.

Entre los asistentes estaban Elequiela González y Sofía Ventura, madres de Paz Hernández y Florente Rafael, víctimas de la matanza de Aguas Blancas; así como Reyna Avelino Huizache, líder de la OCSS que padece cáncer y varias secuelas de las torturas a que fue sometida por policías que la detuvieron en 1996.

Los llamados a la unidad se repetían en cada uno de los oradores en el mitin. “¿Hasta cuándo nosotros despertaremos y nos daremos el valor de unirnos todos y luchar contra este gobierno que nos está matando?”, se preguntó Sandra Luz Gutiérrez.

La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), tuvo un enviado, Víctor Rodríguez, quien recordó que a 21 años de la matanza de Aguas Blancas, “la impunidad sigue vigente”, pero a la vez, “la lucha de la OCSS sigue viva” y las condiciones que dieron origen a la movilización están presentes, como la pobreza, la marginación, la corrupción “y el cinismo de los gobernantes”.

Por eso, dijo, los maestros “hacemos un llamado a la organización, a la unidad y a la articulación con el pueblo de México para expulsar a estos gobiernos que no representan los intereses del pueblo”.

Felipe Flores Hernández, ex vocero del Consejo de Ejidos y Comunidades Opositoras a la presa La Parota, pidió a la OCSS que sea convocante para que todas las organizaciones inicien un proceso de búsqueda de coincidencias pues “no es tiempo de que cada quien jale por su lado”.

Cuando el mitin terminó, ya los de la OCSS de Coyuca se habían retirado en su mayoría, pero el llamado a la unidad seguía revoloteando en el aire.

FUENTE: lajornadaguerrero.com.mx

¿Qué opinas de esa nota?

Scroll To Top