Home / Opinión / #Entérate: La sutil frontera del libertinaje
#Entérate: La sutil frontera del libertinaje

#Entérate: La sutil frontera del libertinaje

EL TELEFONO INDISCRETO
Por Felipe Victoria Zepeda

Difícil paquetito le confiaron a Erika Luhrs Cortés en Comunicación Social del Gobierno del estado, pues “lidiar” con los medios, o más en concreto con los comunicadores genéricamente llamados “periodistas”, es para sacarle canas verdes a cualquiera

De ninguna manera estoy “hablando mal” del gremio tan extenso y disímbolo, además de poco solidario en realidad…porque se parecen a la famosa olla sin tapa llena de cangrejos, que nunca escapan pues los demás los jalan en el caldillo de las envidias, celos profesionales y las intrigas…

Hacer mitote protestando cuando matan a cualquiera relacionado con el mundillo de la información no es auténtica solidaridad, pues en vida de los que han sido asesinados en tiempos recientes muchos de los que vociferaban clamando justicia, poco la llevaban deveras con los difuntos y quizá se “conocían” de lejitos, pero ni hacían ronda ni eran cuates siquiera; ser amigos ya es otra cosa harto diferente…

Para que no se les dificulte entenderme, pondría como botón de muestra los casos de Amado Ramírez Dillanes y Juan Daniel Martínez Gil, ambos muy conocidos del público televidente y escuchas radiofónicos, pero que no hacían ronda con la mayoría de colegas de oficio y más bien eran sumamente selectivos, no así tratándose de políticos y funcionarios que los buscaban a ellos por conveniencia, o miedo a lo que llegaran a decir en sus programas

Cuando los dos fueron asesinados claro que hubo ruido, pero sus casos jamás quedaron en claro y el coraje del gremio amainó muy pronto…

Me voy a un ejemplo icónico nacional: cuando en mayo de 1984 asesinaron al temido columnista más leído de aquel entonces, Don Manuel Buendía Tellezgirón, vaya que abundaron protestas y plantones en gran parte del país por parte de periodistas que ni lo llegaron a mirar en persona y nisiquiera lo leían pues…

Hasta donde supe, los periodistas de renombre que sí eran de sus cuates cercanos como Jacobo Zabludovsky, Félix Fuentes y Carlos Loret de Mola Mediz en su momento hicieron prudente mutis y en las pesquisas oficiales de la dichosa Fiscalía Especial, jamás aportaron ningún dato o referencia que pudiera ayudar a los sabuesos, pues bien conocían que estaba libre el primer sospechoso y como Director Federal de Seguridad de la Secretaría de Gobernación, pero también intuían que su muerte obedeció a que le falló un sofisticado chantaje al presidente Miguel de Lamadrid en alianza con Jack Anderson del Washington Post…

A niveles diferentísimos, en Acapulco mucho se chismoseó del asesinato contra el famoso Leodegario Aguilera Lucas, que antes de que lo secuestraron de su propio hotelito nunca tuvo la discreción necesaria para no andar pregonando que le sacaría buena lana a dos gobernadores vecinos por no publicar sus negocios en sociedad

Las autoridades conocen el pie de que cojean muchos en el periodismo, entonces no se espantan cuando les ocurre algo malo a comunicadores renombrados, ni se apuran a resolver y esclarecer los casos

A los que lideran marchas, plantones y protestas siempre han encontrado la forma de convencerlos de dejar de hacer ruido por las buenas, ninguno se quiere morir también pero en accidentes fabricados o asaltos simulados…

Los estilos del Sistema poco cambian sea cual sea el partido político en el poder, de todos modos a los altos funcionarios sí les provoca jaqueca cuando les andan echando la culpa de autorías intelectuales cuando mueren aunque sea “fotoperiodistas”, como el joven del sonado y reciente Caso Narvarte que le quisieron colgar al tirano Duarte de Veracruz

Lo preocupante es que los políticos perdieron el arte de llevarla bien y deveras con “la prensa”, creen que con sobrellevar a los dueños de empresas de comunicación su asunto está resuelto, olvidándose de las infanterías, cuya atención delegan en los encargados de lidiar con los comunicadores de tropa

Ahorita a la vista, la gran víctima de esa ineficacia se llama Enrique Peña Nieto, a quien como gobernador del estado de México le rindió óptimos resultados David López, pero cuando llegó a Los Pinos se le subió la calabaza a la cabeza y dejó de ser sencillo y accesible como antes, descuidando a las tropas e infanterías periodísticas poniendo un mal ejemplo a todos los estados de la federación

Las consecuencias no se hicieron esperar y la primera en pagar los platos rotos además de su marido, fue la actriz y primera dama Angélica Rivera con el enredo colosal de su Casa Blanca, pero no fue la única y a Luis Videgaray y Miguel Angel Osorio Chong también les ha llovido en su milpita

¿Cuándo antes la prensa se atrevía a meterse en la privacidad de sus domicilios y vidas íntimas?…sí, a López Portillo le atizaron duro, pero a partir de que dejó de ser presidente, no antes…

En fin, un malestar generalizado la falta de “control” y buenas relaciones públicas con la prensa en general, pero lo muy grave es el “síndrome Aristegui” y ahora, cualquiera en el micrófono de la radio se siente con derecho a pitorrearse de altos funcionarios

No quiero profundizar en el incidente entre Florencio Salazar Adame que se apersonó en cabina para reclamarle al corresponsal de La Jornada, Sergio Ocampo, que transmite por la estación de radio de la UAGRO en Chilpancingo por las mañanas; pero ni modo que se fuera a quedar callado ni a permitir que lo siguieran inculpando cuando se pierde la sutil línea entre la libertad de expresión en prensa y el libertinaje del activismo político de oposición

Por ahí dicen que la concha del ostión se abre a piedrazos y que cuando se toca a la puerta y no quieren abrir, entonces hay que patearlas. Alguno cuando no lo querían recibir funcionarios se les encueraba en la antesala de la oficina…y ahora le ruegan ser invitados a su programa de radio

No existe enemigo pequeño, los servidores públicos aunque sean de alto nivel, deben atender a los periodistas y no ignorarlos

¿Qué opinas de esa nota?

Scroll To Top