Home / Deportes / Clásico bajo sospecha: denuncian presiones para perjudicar al Barcelona
Clásico bajo sospecha: denuncian presiones para perjudicar al Barcelona

Clásico bajo sospecha: denuncian presiones para perjudicar al Barcelona

El Clásico del 21 de noviembre en el Bernabéu está bajo sospecha. Y no una cualquiera, sino una gravísima, pues es la primera vez en la historia del fútbol español que se presenta una denuncia que avisa que desde el Colegio de Árbitros se pretende ayudar al Real Madrid en el partido frente al Barcelona.

Jacinto Vicente, abogado especialista en derecho deportivo, presentó el lunes 19 de octubre un escrito a la Fiscalía Anticorrupción de Barcelona denunciando las presiones que habría recibido un árbitro asistente y que podría formar parte del equipo arbitral encargado de dirigir el Clásico en el Bernabéu.

El caso, que ya estaría investigando la Guardia Civil y que fue destapado por el diario catalán ‘L’Esportiu’, especula con las presiones recibidas por el asistente para perjudicar los intereses del Barcelona en su visita al Real Madrid.

El denunciante, que ha preferido mantenerse en el anonimato, pues su identificación podría perjudicarle tanto a él como a terceras personas, trasladó al abogado que presentó el caso su deseo “expreso” de dar a conocer el caso para de esta manera “frenar la posible realización de los hechos y, también, cesar la situación de miedo personal que sufre”.

El caso presentado a la fiscalía anticorrupción comenzó en septiembre, cuando el árbitro asistente acudió a una cita con su árbitro principal (que se detalla tiene credenciales de internacional) y quien le trasladó una instrucción concreta “que procede directamente de alguien de dentro”.

Las directrices se enfocan en “dirigir de una forma determinada el partido, que en definitiva consistiría en perjudicar los intereses del Barcelona en el caso supuesto de ser el equipo arbitral designado por el Cómite Técnico de Árbitros”.

El escrito sigue detallando que el árbitro principal, según las instrucciones recibidas, tendría la orden de dirigir el partido de manera que “las decisiones más difíciles del partido no fueran tomadas por el árbitro principal puesto que se trata de una persona más mediática y que provoca más controversia al estar más controlada por los medios”.

Así, se indicaría al asistente que fuera él quien propiciara estas decisiones porque la polémica “se diluiría más rápidamente”.

“Es conveniente ser sutiles”, se comunica en la reunión, descubriéndose que esta práctica ya se ha llevado a cabo desde que comenzó la temporada.

La denuncia presentada a la fiscalía detalla con nombre y apellidos a un miembro destacado y con mucho peso en el comité arbitral. Él habría sido quien se puso en contacto con el asistente por teléfono desde la propia sede de la Federación Española de Fútbol y en cuanto recibió sus reticencias le aconsejó que “siguiera las directrices”, pues así su trayectoria “se podrá mantener muy alta… Pero en caso negativo es difícil que se mantenga”.

En el escrito se detalla que el interlocutor ‘encargado’ de poner en marcha el tema le comunica al árbitro que este tipo de actuaciones ya se han llevado a cabo ante lo que éste da por acabada la conversación sin acabar de definir su posición. Varias semanas antes de decidir la denuncia.

Según se expone en la denuncia presentada, el árbitro asistente acabó por rechazar “absolutamente” las indicaciones recibidas. De hecho, el árbitro principal coincidió con él en sus dudas… Pero haciéndole ver que de no seguir las indicaciones recibidas podrían sufrir represalias relacionadas con su carrera arbitral y que podrían perder sus credenciales para dirigir partidos internacionales, con la pérdida que todo lo que ello representaría a nivel económico.

Fue a partir de ahí que el árbitro asistente decidió dar el paso y denunciar los hechos, poniéndose en contacto con el abogado Jacinto Vicente para que presentase un escrito a la Fiscalía anticorrupción para que la policía llevase a cabo la investigación oportuna.

Ante las dudas expresadas en su conversación telefónica, y sin sospechar que acabaría en una denuncia, la persona que intentó convencer a este árbitro asistente se puso en contacto con otro equipo arbitral que pudiera ser designado para dirigir el Real Madrid-Barcelona del 21 de noviembre. Se supone que para llevar a cabo la misma presión, si bien el denunciante aclara desconocer si realmente han existido esas presiones.

De hecho, y de acuerdo al escrito al que habría tenido acceso el medio catalán, la denuncia pretende poner en el plano las presiones a las que se someten a los árbitros en activo por parte de altas instancias y a través de un proceso de designaciones que alimenta todo tipo de suspicacias.

El documento, en este aspecto, afirma que las presiones se extienden a otros partidos ya disputados esta temporada, sin detallarse cuáles e insinúa que el fútbol español estaría en puertas de un gran caso de corrupción en el deporte que podría alterar las competiciones oficiales.

FUENTE: espndeportes.com

¿Qué opinas de esa nota?

Scroll To Top